Cuaderno de Campo | Junio 2015

La cerceta pardilla formará parte de la Lista de Noah


22
Jun
2015

El escritor y ornitólogo Noah Strycker ha visitado L’Albufera de Valencia en su periplo alrededor del mundo con el objetivo de observar 5.000 especies de aves durante 2015. Un desafío, lanzado con la National Audubon Society de trasfondo, con el que su protagonista pretende explorar el encaje que tienen la observación de las aves y los esfuerzos de su conservación con este abarrotado nuevo mundo globalizado.

La inclusión de la cerceta pardilla entre las especies que poder añadir a su lista era un objetivo difícil de cumplir, debido a la crítica situación de la población mundial de esta anátida que se extiende por una estrecha región desde el norte de África, a lo largo del Mediterráneo, hasta Oriente Medio. A partir de la restauración del Racó de l’Olla y de su declaración como una reserva del Parc Natural de L’Albufera de Valencia, este pequeño saladar se ha convertido en la localidad más septentrional de Europa donde la cerceta pardilla cría con regularidad. Por este motivo, Noah y Gorka Gorospe, el ornitólogo que lo acompaña durante su visita por España, optaron por visitar la reserva.

Su decisión resultó acertada y tuvieron la ocasión de observar una cerceta pardilla seguida por sus pollos de cuatro semanas de vida, que se alimentaban con los abundantes invertebrados presentes en las aguas salobres de la reserva. Se trataba de la única hembra que ha criado este año en L’Albufera y su presencia puso de relevancia la grave situación que la especie está atravesando actualmente y la importancia de los esfuerzos de conservación realizados para evitar su extinción. Con esta son ya 47 las cercetas pardillas que han podido ser observadas con pollos en esta reserva desde su establecimiento en 1993.

Durante su visita a la reserva, otras tres especies del viejo mundo fueron sumadas a esa lista, entre las que se encontraron la canastera común, un limícola de regiones áridas curiosamente adaptado a alimentarse en vuelo; el correlimos zarapitín, un obstinado limícola migratorio que cría en áreas de tundra; y el martín pescador, un pequeño ictiófago de espalda azul brillante y pico robusto. Charranes, gaviotas, avocetas, tarros, flamencos: el conjunto se manifestaba bullicioso, como se corresponde con la temporada de cría avanzada en la que nos encontrábamos.

Pese a tratarse de una jornada habitual en la reserva, durante el trascurso de la visita se puso en evidencia que lo que estaba ocurriendo allí no era nada frecuente. El esfuerzo de conservación realizado para restaurar la reserva del Racó de l’Olla ha dado sus frutos y la cerceta pardilla (ocupando ahora la especie número 3.023 de la Lista de Noah) todavía sigue teniendo opciones de abandonar la lista de las especies en Peligro de Extinción.