Cuaderno de Campo | Noviembre 2012

La urraca común irrumpe en l’Albufera de Valencia


27
Nov
2012

Desde hace pocos años, la urraca común Pica pica puede ser observada en l’Albufera de Valencia y con una regularidad creciente. No es fácil explicar su tradicional ausencia aquí, pero su rareza queda patente en el hecho de no tener un nombre vernáculo local, al ser una especie prácticamente desconocida por nuestros mayores, quienes dieron nombre a tantas y tantas aves en este humedal, con singular atino.

La urraca común es un córvido de distribución Euroasiática y de hábitos omnívoros que ocupa una gran variedad de ambientes abiertos, preferentemente transformados por el hombre y con una presencia creciente en ambientes urbanos en toda su área de presencia.

Entre 1988 y 1996 apenas se recopilaron cuatro citas de la especie en l’Albufera de Valencia, referidas a uno o dos ejemplares, en La Devesa o en El Cabeçol de Cullera. Su presencia se acrecentó gradualmente a partir de 2000 y los primeros casos de cría en el Parc Natural se documentaron a partir de 2005.

El noticiario de Birding Albufera recopila 101 observaciones de urraca común entre 2008 y 2012. Atendiendo al número de aves citado en estas observaciones y a su distribución por meses y por años, podemos apreciar la evolución del fenómeno de presencia creciente de la especie en l’Albufera en los últimos cinco años y especialmente desde 2011. El primero de los gráficos refleja un notable incremento con los años del tamaño medio del bando que pasa de cuatro aves en 2008 a 14 en 2012, así como del tamaño máximo de los bandos que pasan de 16 a 47 aves en estos mismos años. La distribución mensual del tamaño medio de estos bandos se indica en el segundo gráfico y permite apreciar que las mayores agrupaciones se observan tras la época de cría, en torno a las siete aves de promedio en septiembre y octubre, y durante la invernada, cuando se alcanzan tamaños medios de los bandos entre las nueve y las 11 aves, indicando un gregarismo invernal de la especie que durante la primavera se suele presentar en parejas aisladas, como se aprecia entre abril y junio.

Hemos podido ser espectadores de la llegada de esta nueva especie a l’Albufera y actualmente se puede considerar como una especie de presencia regular y creciente. Su implantación no pasará desapercibida por el resto de especies con las que convivirá en adelante, a la cual se deberán acomodar. Estas urracas son un claro ejemplo de la naturaleza cambiante en la que vivimos y conocer las causas que han motivado esta colonización de l’Albufera sería de gran utilidad para entender lo que nos están diciendo.

Espátulas viajeras


22
Nov
2012

Las observaciones de espátula común (Platalea leucorodia) durante el presente año 2012 han sido algo más frecuentes de lo habitual para l’Albufera, comenzando a observarse ejemplares en sus movimientos migratorios tras la reproducción, ya en el mes de junio. Unas fechas bastante tempranas que parecían predecir un paso boyante de la especie durante el periodo postnupcial. De este modo, las citas se han ido sucediendo en los meses posteriores, con bandos destacados de 25, 28 y 36 ejemplares a lo largo de los meses de septiembre y octubre, cifras bastantes inusuales en la zona del Mediterráneo Ibérico. Las zonas de reserva tales como el Tancat de Milia (Sollana), el Tancat de la Pipa (Catarroja) y el Racó de l’Olla (Valencia) parecen confirmarse como enclaves adecuados para el descanso de estas aves durante sus movimientos migratorios, constatándose incluso la permanencia de diversos ejemplares durante varias semanas en la R.N del Tancat de Milia.

Entre los diferentes bandos de espátulas que han pasado por la R.N del Tancat de Milia, se han podido realizar controles de hasta ocho aves diferentes que portaban anillas en sus patas, tanto con combinaciones de anillas de colores como de anillas con códigos alfanuméricos. Las tramitaciones de estas anillas han sacado a la luz un origen de lo más variado para estas aves, ya que se han observado ejemplares procedentes de Holanda (2 aves), Rumanía (1 ave), Italia (1 ave) y Francia (4 aves). La distancia máxima realizada desde su lugar de origen hasta l’Albufera es del ejemplar rumana, con 2.495 km recorridos. Todas las aves fueron anilladas como pollos en sus nidos, destacando el ejemplar italiano, que fue anillada en el año 2000 en el valle de Comacchio, y de la que no se tenía noticias desde 2004.

Esta circunstancia refleja la importancia de prestar atención a la lectura de anillas, así como su posterior tramitación, ya que aporta información muy relevante a los investigadores y mejora el grado de conocimiento de la biología de las especies. Además, a través de esta práctica, cualquier observador puede ver recompensado su esfuerzo al saber algo más sobre el ave observada ya que, tras recibir el historial del ejemplar marcado, es posible conocer la edad, su procedencia y los lugares donde ese mismo ejemplar ha observado previamente.

Texto elaborado por: Toni Alcocer y Pepe Greño.

Otoño de pinzones reales


17
Nov
2012

Durante el transcurso de las últimas semanas de octubre, gran número de aves procedentes del centro y norte de Europa comenzaron a llegar a l’Albufera, tanto aves migradoras que siguieron rumbo hacia el sur, como el contingente de aves invernantes, destacando túrdidos, sílvidos y fringílidos entre otras familias. Con la llegada del frío, grandes bandos de pinzones vulgares Fringilla coelebs han ocupado prácticamente todos los ambientes presentes en este humedal, tanto los arrozales inundados como las zonas arboladas o ajardinadas, excluyendo quizá las zonas dunares costeras.

El pinzón real Fringilla montifringilla es un ave común en zonas de taiga y bosques boreales de Escandinavia, Rusia y algunos países del noreste de Europa durante la época reproductora. A lo largo del otoño, realiza movimientos migratorios hacia zonas donde la rigurosidad del invierno no es tan patente, ocupando prácticamente toda Europa, incluyendo la península Ibérica, y llegando incluso hasta el norte de África, aunque de manera mucho más escasa.

La arribada de ejemplares de pinzón real depende muchas veces de las condiciones climáticas que se desarrollan en el resto de Europa, siendo más patente la llegada de esta especie en inviernos especialmente fríos en Centroeuropa. Normalmente se detecta esta especie en números reducidos integrada en bandos de pinzón vulgar, siendo más numerosos en la mitad norte peninsular.

En la zona litoral del Mediterráneo peninsular, la especie es un invernante escaso pero regular y todos los inviernos se detectan algunos ejemplares en zonas de l’Albufera, siempre asociados a bandos de pinzón vulgar. Durante el presente otoño, la presencia de pinzón real está siendo mucho más patente que en los últimos inviernos, registrándose ejemplares en prácticamente cualquier bando más o menos destacado de pinzón vulgar y llegando a observarse más de una docena de aves en bandos de apenas unos pocos cientos de sus congéneres. Sin duda un buen otoño para dar con este visitante escaso en nuestro territorio.

Bibliografía:

Dies, B., J.I. Dies, C. Oltra, García, F.J. y Catalá, F.J. 1999. Las Aves de l’Albufera de València. Edita Vaersa. Generalitat Valenciana.

De Juana, E., y Varela, J.M. 2000. Aves de España. Edita Lynx Edicons y SEO/BirdLife.

Oficina de Gestión Técnica del Parc Natural de l’Albufera. 2011. Seguimiento de la avifauna en el Parc Natural de l’Albufera (2000-2010). Edita Consellería d’Infraestructures, Territori i Medi Ambient.

Texto elaborado por: Toni Alcocer