Cuaderno de Campo | Noviembre 2010

Una culebrera rezagada


25
Nov
2010

El otoño suele dar observaciones de aves estivales poco habituales por estas fechas que, por diferentes razones, pueden llegar a dilatar su presencia a lo largo del otoño e incluso prolongar su estancia durante el invierno. La culebrera europea Circaetus gallicus es una de estas especies migradoras que en contadas ocasiones puede llegar a observarse en fechas tan tardías como esta. Se trata de una rapaz de gran tamaño, que se reproduce en el suroeste y este de Europa y que se desplaza hacia el sur, entre los meses de septiembre y octubre, hasta alcanzar los cuarteles de invernada localizados al sur del Sahara, en la extensa área del Sahel.

En l’Albufera suele presentarse en los diferentes pasos migratorios, especialmente en primavera, y sólo en contadas ocasiones se han registrado citas al final del otoño (en noviembre de 1985) y algunos registros plenamente invernales en febrero de 2001 y diciembre de 2001. Con la observación de hoy, realizada en el marjal de La Llonga (Sueca) son ya cuatro las observaciones registradas entre noviembre y febrero en l'Albufera.

Persiste el ponent...


15
Nov
2010

La situación atmosférica que nos ha venido acompañando desde que se iniciara el mes de noviembre ha venido marcada por una continua sucesión de frentes del oeste que habitualmente, en nuestro territorio, se traduce en unos persistentes vientos de poniente. Se trata de un viento incómodo, seco y en cierta medida desapacible que, entre otras muchas “virtudes”, dificulta en buena medida la posibilidad de observar aves. Con la fuerza del viento resulta realmente complejo poder observar los grupos de patos, identificar cualquier ave en vuelo e incluso los pequeños paseriformes que, arrastrados por el viento, tratan de buscar alimento en la copa de los árboles.

Noviembre suele ser un mes en el que se tiene lugar la llegada de las aves invernantes. Este año, las cifras de anátidas migradoras invernantes (pato colorado, cuchara europeo, cerceta común, ánade rabudo, porrón europeo,..) son, a día de hoy, bastante reducidas, y todavía no parece haberse hecho marcada la llegada de otras muchas aves que suelen llegar por estas fechas. La persistencia de estos vientos sí que parecen haber favorecido, la llegada de aves escasas como el buitre leonado Gyps fulvus, sin embargo, y a diferencia de otros años, siguen siendo pocas las observaciones de otras especies típicas del otoño como la grulla común Grus grus, que suelen acompañar a este tipo de situaciones de vent de terra. Las previsiones a corto y medio plazo parecen confirmar que estos vientos se mantendrán, de manera más o menos constante, al menos hasta mediados de la próxima semana…habrá que aprovechar al máximo las pausas que nos ofrezca esta situación de ponent para dar una vuelta a observar aves!

Publicado en