Cuaderno de Campo | Agosto 2010

Ave de la semana: chorlito gris Pluvialis squatarola


27
Ago
2010

Aunque se presenta como un migrante escaso, el chorlito gris Pluvialis squatarola no falta en ninguno de los periodos pre y postnupcial en l’Albufera, aunque resulta algo más frecuente en el paso primaveral. Sus puestas tienen lugar a finales de mayo y las hembras abandonan las áreas de cría dos o tres semanas después de la eclosión, iniciando entonces su viaje de regreso hacia las localidades de invernada, por lo que pueden ser vistas en paso por l’Albufera en fechas tan tempranas como los primeros días de julio. A finales de agosto, suele ser habitual encontrarse con un reducido número de ejemplares que se detienen por cortos periodos de tiempo para recuperar fuerzas y poder continuar con su viaje. Durante el invierno, entre los meses de noviembre y marzo, su presencia suele ser algo más marcada, con un pequeño contingente que no suele superar los 60 ejemplares.

El chorlito gris, en valenciano fusell de mar, es un Charadriiforme de distribución cosmopolita, que se reproduce en latitudes muy septentrionales, a lo largo de la tundra ártica de Europa, Asia y América del Norte, y que pasa el invierno el medios litorales de todos los mares y océanos del mundo, alcanzando zonas tan alejadas como Sudáfrica, Australia y el extremo sur del continente americano. En l’Albufera ocupa una gran diversidad de hábitats, siendo mucho más frecuente en el litoral durante el invierno y en medios acuáticos como arrozales inundados durante los diferentes pasos migratorios. También se presenta en saladares como el Racó de l’Olla donde en ocasiones se registra la presencia prolongada de los mismos ejemplares.

Lluvia de agosto


19
Ago
2010

Tras un prolongado periodo de calor y estabilidad atmosférica, propio del verano, la última semana se han venido registrando una serie de fenómenos tormentosos que han dado lugar a lluvias en ocasiones intensas y a un descenso evidente de las temperaturas que nos han venido acompañando durante estos días. Cierta inestabilidad en altura, asociada con aire frio y la constancia de vientos de procedencia marítima han dado lugar a un marcado cambio en el tiempo que parece tener las horas contadas. Es previsible que, en unos días, el calor regrese y que el verano siga dejando constancia de su firma con una mayor estabilidad atmosférica.

Este tipo de situaciones, en cierta medida, suelen agradecerse, ya que mejoran las condiciones para salir al campo para ver aves. Por otro lado, la inestabilidad atmosférica suele traer consigo cambios en las pautas de migración de muchas aves aunque hasta el momento no parecen señalarse signos evidentes de este fenómeno. Los limícolas siguen siendo el grupo de aves que mayores sorpresas parecen seguir dando, aunque si bien, poco a poco y conforme pasan los días, habrá que ir prestando una mayor atención al paso postnupcial de paseriformes y de aves marinas,… el otoño parece querer abrirse paso.

Publicado en

Dónde ver aves este mes de agosto


10
Ago
2010

El verano es uno de los periodos en los que más tiempo se puede tener para salir al campo a ver aves. Lamentablemente es también una época en la que las temperaturas elevadas hacen difícil la observación en condiciones y por este motivo suele ser conveniente aprovechar las primeras horas de la mañana y también las de la tarde, cuando las condiciones de luz son óptimas para observar aves adecuadamente.

Aunque puede que no lo parezca, agosto es un mes excelente para la observación de aves en l’Albufera. Los arrozales se encuentran ya en avanzado desarrollo y una extensa superficie del marjal permanece, por este motivo, inundado. En este caso, lo mejor es tratar de localizar campos de arroz que han quedado baldíos y en los que suele mantenerla la superficie libre de vegetación, para evitar la proliferación de plantas adventicias, poco deseadas por los agricultores. En estas zonas, que varían de localización cada año, se suelen dar importantes concentraciones de aves, y especialmente de limícolas y fumareles. En estos sitios, lo mejor es acercarse con precaución con un vehículo y tratar de observar sin salir del coche. De esta manera se puede mantener unas distancias de observación mucho más cortas y, además, evitamos causar molestias a las aves que buscan incansablemente alimento para recuperar fuerzas y poder seguir con su viaje hacia el sur. Este año, han quedado zonas baldías en La Verola, Les Sis-centes y La Maquial (en Sollana) y en el camí d’Utxana y l’Heretat (en Sueca).

Además, este año se cuenta con algunos lugares muy recomendados en los que poder observar aves acuáticas. La zona de Reserva de La Pipa puede ser visitada atendiendo a un horario de atención al público (ver más información) y la recién restaurada Reserva de Milia (en Sollana) sólo puede ser observada desde alguno de los accesos habilitados a estas zonas. Los dos son sitios excelentes para observar aves por las tardes, cuando las condiciones de luz son muy favorables. No hay que olvidar tampoco las zonas de Reserva de La Ratlla (en Silla) y del Racó de l’Olla, si bien en esta última localidad se mantienen niveles de inundación muy reducidos tras la época de reproducción.

El mar es otra de las opciones que existen para tratar de ver aves marinas en paso. Conforme avance el mes, pueden empezar a hacerse frecuentes las observaciones de pardelas, págalos, charranes y gaviotas en paso, especialmente por las tardes, cuando son mejores las condiciones de luz. Un mes excelente para descansar y saborear el inicio de un paso postnupcial que, seguro, dará más de una sorpresa.

Publicado en