Cuaderno de Campo | Marzo 2010

Ignacio Vidal y l’Albufera de 1850


28
Mar
2010

Casi con total seguridad, el Catálogo de las Aves de la Albufera, escrito hacia 1856 por Ignacio Vidal, sea uno de los mejores referentes históricos relacionados con las aves de l’Albufera y también una de las primeras obras sobre la materia que se editó en España. Profundizar en esta obra y leerla con detenimiento puede que sea uno de los ejercicios más gratos para imaginar como podría ser l’Albufera de mediados del siglo XIX; una localidad por la que el propio autor quedo cautivado por su gran diversidad y en la debió de pasar largo tiempo observando y recabando información.

Ignacio Vidal y Cros (1815-1859) fue uno de los naturalistas más sobresalientes de la Universidad de Valencia, donde llegó a ser el primero en ocupar la Cátedra de Mineralogía y Zoología (entre 1846 y 1859) y fue, además, el precursor del Museo de Historia Natural de la Universidad. Sin duda, su contribución más importante fue la obra relacionada con l’Albufera “Catálogo de las Aves de la Albufera” que dio pie a dos ediciones, en 1851 y 1856, y que constituyó el primer estudio científico moderno en el que se referenciaba la presencia de más de 130 especies de aves. Un estudio que supone un escrupuloso trabajo taxonómico, en el que se ofrece una valiosa información sobre el estatus y abundancia de un buen número de especies, que se ven acompañadas, además, de una completa sinonimia de los nombres científicos, castellanos y valencianos.

La Biblioteca Valenciana ofrece ahora esta publicación digitalizada, incluida una excelente secuencia de imágenes, como parte de los recursos disponibles a cualquier usuario. La segunda edición del Catálogo de las Aves de la Albufera es un referente indiscutible con el que cualquier interesado en las aves, en l’Albufera y en la historia de las ciencias naturales de los últimos siglos podrá pasar un rato muy agradable.  

Enlace facilitado por: Luís Aleixos Alapont

La serenidad de la niebla al inicio de la primavera


25
Mar
2010

Desde hace unos días, las mañanas en l’Albufera amanecen cubiertas por una densa niebla que se ha hecho especialmente visible esta misma jornada. La estabilidad atmosférica desde que se iniciara esta primavera ha marcado estos últimos días y el sol apenas se ha dejado ver algunos breves instantes, oculto tras una cubierta de nubes que parece especialmente persistente en las proximidades del mar. El contraste, después de unos meses de marcada inestabilidad, es evidente y, en cierta medida, invitan a una observación de aves pausada y tranquila. Muchas especies precisan de este tipo de pautas de observación y puede que sea la mejor forma para dar con aves difíciles de observar, pero frecuentes en esta época del año, como paseriformes palustres y polluelas.

Mientras tanto, la llegada de migrantes sigue siendo una constante cada día que pasa. La gran mayoría de las especies estivales han empezado a ser observadas y los primeros cantos nupciales de fringílidos, carboneros, currucas y carriceros empiezan a formar parte del paisaje. Es de esperar que la migración de muchas aves se haga especialmente visible conforme se aproxima abril, y más teniendo en cuenta que, en los próximos días, se dejará sentir el primer episodio de vientos del oeste de la primavera, una situación muy favorable para observar rapaces en migración.

Día Mundial del Agua


22
Mar
2010


El 22 de marzo ha sido elegido para celebrar el Día Mundial del Agua, un evento que tiene como principio básico el difundir, en un marco internacional, que el agua es la base de la vida en nuestro planeta y que de su calidad depende directamente la buena salud de los ecosistemas y, en consecuencia, el bienestar de las personas.

El Día Mundial del Agua en 2010 celebrado bajo el lema “Agua limpia para un mundo sano” tiene por objeto el fomentar la concienciación en cuanto a la conservación de ecosistemas sanos y del bienestar humano y dar un mayor realce a cuestiones relacionadas con la calidad del agua, animando a gobiernos, organizaciones, comunidades y personas en todo el mundo a que adopten medidas en relación con ese tema y a que realicen actividades de prevención de la contaminación, limpieza y rehabilitación, entre otras acciones. La planificación hidrológica y la asignación de recursos hídricos en cantidad y calidad suficiente son, en la actualidad, garantía de la supervivencia de un humedal tan emblemático como l’Albufera. Durante siglos, esta zona húmeda ha dependido de los sobrantes y excedentes de riego de las cuencas del Júcar y del Túria, recursos que, en la actualidad, se han visto drásticamente reducidos y sustituidos, en buena medida, por caudales procedentes de estaciones de depuración de aguas residuales tan importantes como la de Pinedo. Las implicaciones que a corto y medio plazo pueden tener la incorporación de este tipo de caudales a l’Albufera son cuestionados, ya que podría revertir en un incremento los niveles de eutrofización de la laguna y en un deterioro, aún mayor, de la calidad de las aguas de este sistema.

La campaña de este año está siendo organizada bajo el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en nombre de ONU-Agua, en colaboración con la FAO, el PNUD, la CEPE, UNICEF, UNESCO, ONU-Hábitat, la OMS, y el Programa para el Decenio del Agua sobre promoción de intereses y comunicación de las Naciones Unidas, así como con otras organizaciones asociadas, tales como la Asociación Internacional del Agua, el Fondo Mundial para la Naturaleza y el Consejo Mundial del Agua.