Cuaderno de Campo | Septiembre 2009

Jornada de compuertas abiertas


29
Sep
2009

A lo largo del día de hoy han sido especialmente significativas las precipitaciones, tanto en l’Albufera como en buena parte de su cuenca natural de drenaje. Cauces naturales como los barrancos de Catarroja, Beniparrell, El Barranquet de Silla o el Tramuser de Sollana, han llegado al límite de su capacidad e incluso han llegado a desbordarse puntualmente, inundando amplias zonas de huerta y arrozales. Una gran parte del marjal de Sollana y Sueca ha quedado cubierta por el agua y tampoco se han salvado de esta situación zonas próximas al Túria, como El Tremolar, Silla o Catarroja. Una vez más se han alcanzado los 100 l/m2 en Sueca y el Racó de l’Olla y precipitaciones superiores parecen haberse registrado en zonas próximas de Sollana, Catarroja, Albal y Valencia.

L’Albufera cuenta con una cuenca de drenaje muy extensa, que ocupa más de 730 km2, gran parte de la cual (350 km2) se corresponde con la cuenca del barranco de Chiva, también conocido como de Torrent, Poyo o Catarroja. En situaciones como esta, l’Albufera recibe una gran cantidad de agua que suele dar lugar a ascensos destacados de los niveles de la laguna y a que extensas zonas del marjal queden anegadas. En estas condiciones, y especialmente si coinciden con el periodo de recolección del arroz, suelen ponerse en marcha unas potentes turbinas de desagüe en las golas de El Pujol y El Perellonet que, en pocos días, devuelven l’Albufera a los niveles a los que el órgano que gobierna esta laguna, la Junta de Desagüe, “considera oportunos”. La construcción y empleo de estas turbinas, en funcionamiento desde hace ya más de una década, no ha estado libre de polémica ya que su utilización, además de modificar precipitadamente los niveles de l’Albufera y el marjal , modifica el tránsito libre de las aguas hacia el mar e interrumpe la entrada natural de peces desde el mar hacia la laguna.

Con este último temporal, los niveles de l’Albufera han ascendido notablemente y ante la necesidad de disminuir su nivel, la Junta de Desagüe ha puesto en marcha los medios para facilitar la salida del agua hacia el mar. En esta ocasión, y dado que el estado del mar ha permitido una salida serena de las aguas, no ha sido necesaria la puesta en marcha de las turbinas y se ha optado por desaguar la laguna de forma natural, abriendo las compuertas, tal y como se ha venido haciendo durante siglos. Una buena oportunidad para ver una imagen que, lamentablemente, no resulta muy habitual.

Temporal de lluvias


28
Sep
2009

Desde hace ya unos días l’Albufera continúa recibiendo la sucesión de temporales de lluvia que se ha hecho especialmente significativo a lo largo de esta última jornada. La localización de un anticiclón en el norte de Europa y la persistencia de vientos del Este hace que, junto con un embolsamiento de aire frio en altura, las lluvias hayan sido continuadas e intensas a lo largo de las dos últimas semanas, siendo este el cuarto episodio de lluvias desde el inicio del mes de septiembre.

Si bien la semana pasada las lluvias se concentraron especialmente en las comarcas cercanas al interior de Valencia, con registros por encima de los 60 l/m2 en el Racó de l’Olla y de 70 l/m2 en Sueca (www.meteosueca.com), las de estos dos últimos días parecen concentrarse en zonas de La Ribera. Esta misma mañana ha llovido especialmente fuerte en Cullera, y las lluvias registradas en Sueca se han aproximado a los 140 l/m2, con lo que el total acumulado este mes de septiembre supera los 270 l/m2.

El panorama para la observación de aves en l’Albufera después de este último temporal será ya muy diferente al que teníamos hace apenas una semanas. La mayor parte del arroz ha sido cosechado y buena parte de estas zonas mantienen ciertos niveles de inundación que favorecerá sin duda una mayor presencia de aves acuáticas. Además, la restricción de quemar los rastrojos, que se hizo efectiva el pasado año, parece asegurar cierta inundación de los campos con el inicio del otoño. Algunos tancats próximos a la laguna (Baldoví, Les Rates, Paredes, El Campot o El Fangar) ya han sido completamente inundados y algunos caminos de acceso han sido cerrados para favorecer la querencia de las anátidas ante el inminente inicio de la temporada de caza (previsto para el próximo domingo 4 de octubre). El otoño parece haber llegado con fuerza y con él un marcado cambio en el paisaje de l’Albufera, un periodo del año muy activo para las aves que puede estar lleno de sorpresas.

Las últimas pagazas piconegras de la temporada


24
Sep
2009

Estos últimos días del mes de septiembre están siendo registrados los que, muy probablemente, sean los últimos ejemplares de pagaza piconegra Sterna nilotica de esta temporada. Se trata de una especie estival, que llega a l’Albufera a principios de abril y que se reproduce a lo largo del verano, con cifras por encima de las 500 parejas. Desde finales de agosto la especie empieza a hacerse más escasa y su presencia suele prolongarse durante todo el mes de septiembre, aunque en cifras muy inferiores y con apenas observaciones, casi siempre de aves jóvenes, a primeros de octubre.

La pagaza piconegra es una especie que se reproduce en los países de la cuenca mediterránea y de manera muy localizada en Dinamarca y el norte de Alemania. Como sucede con otros charranes y gaviotas, el mediterráneo ibérico parece ser una de las principales rutas de migración de esta especie hacia los lugares de invernada, localizados al sur del Sahara, a lo largo del valle del Rift, y el centro y oeste del continente Africano. Después de realizar un viaje que puede llevarle a más de 4.000 kilómetros de distancia, estas mismas aves regresarán a sus localidades de cría la próxima primavera para empezar un nuevo ciclo reproductivo.