Cuaderno de Campo | Agosto 2009

Un paso postnupcial con cifras bajas de limícolas


29
Ago
2009

Desde que se diera por iniciado el paso postnupcial de limícolas a mediados de julio, las cifras de aves alcanzadas a lo largo de este verano están siendo muy inferiores a las registradas otros años. A pesar de haber lugares suficientes, con condiciones aparentemente buenas, en los que poder observar estas aves (arrozales baldíos en Sollana, Sueca, La Ratlla o el Racó de l’Olla), los números registrados de correlimos, archibebes, andarríos y chorlitejos resultan muy inferiores a los registrados en años anteriores. Especies que suelen ser las más abundantes, como el correlimos zarapitín Calidris ferruginea, el andarríos bastardo Tringa glareola o el chorlitejo grande Charadrius hiaticula, apenas han superado el centenar de individuos en censos puntuales entre finales de julio y a lo largo del mes de agosto. Otras especies comunes apenas han sido observadas a lo largo de estos meses, como el combatiente Philomachus pugnax, el archibebe común Tringa totanus (unas pocas citas aisladas) o el archibebe claro Tringa nebularia y especies más numerosas como la cigüeñuela común Himantopus himantopus viene mostrándose en números realmente modestos. Únicamente el andarríos grande Tringa ochropus parece haberse presentado con cifras más elevadas de lo normal, con totales cercanos al centenar de ejemplares a lo largo de la segunda quincena de agosto.

Las razones que parecen explicar estas diferencias en el número de aves observadas cada año son difíciles de establecer, si bien una de las causas que podrían motivar estos cambios pueda asociarse con la marcada estabilidad atmosférica que nos ha acompañado a lo largo de todo el verano. De cualquier forma, el paso postnupcial de limícolas llega a prolongarse durante buena parte del mes de septiembre y octubre, por lo que habrá que seguir esperando la llegada de más aves y con ellas la ansiada “observación del verano”.

Un cachalote varado en La Malladeta


26
Ago
2009

No es un hecho excepcional pero sí poco común en el litoral de l’Albufera. A media mañana de hoy, el cuerpo de un cachalote común Physeter macrocephalus ha sido empujado por el oleaje en la playa de La Malladeta, en el tramo próximo al antiguo cuartel de Carabineros donde en la actualidad se localiza el casal d’Esplai. El ejemplar, de aproximadamente doce metros de longitud, se encontraba en un avanzado estado de descomposición por lo que podría llevar muerto varias semanas.

El cachalote común es uno de los grandes cetáceos más frecuentes en aguas del Mediterráneo. Si bien desde la costa apenas existen observaciones de este grupo de mamíferos marinos, en aguas más profundas y alejadas del litoral suelen ser algo más regulares, especialmente en primavera y a principios del verano. Hace apenas unos años un rorcual común llegó también a este mismo tramo del litoral, en fechas similares, y con cierta regularidad se registra también la llegada de otras especies como el delfín común o el delfín listado.

Publicado en

La migración hacia el sur de la gaviota de audouin


22
Ago
2009

El mes de agosto suele ser un periodo excelente para la observación de gaviota de audouin Larus audouinii en paso a lo largo del litoral. Si bien por estas fechas el grueso de la población de aves jóvenes nacidas esta temporada han pasado ya hacia el sur, siguiendo el Mediterráneo ibérico hacia los cuarteles de invernada localizados en la costa atlántica de África occidental (Mauritania, Senegal, Gambia, Marruecos y Sahara occidental), todavía es posible observar aves aisladas algo más retrasadas. Las aves adultas atrasan este desplazamiento hacia el sur y la mayoría permanecen, durante el invierno, en zonas litorales del sur y este peninsular y del norte de África. Las aves jóvenes e inmaduras no volverán a las colonias de cría hasta alcanzar la madurez reproductora a los tres años de edad, permaneciendo durante todo este tiempo en las costas ibéricas y magrebíes o cerca de las localidades de reproducción.

Gran parte de la información relacionada con las localidades de invernada, rutas de migración o longevidad de esta especie se debe a los resultados obtenidos de los numerosos programas de anillamiento y marcaje de aves como las de la imagen, observada hace unos días y procedente, casi con total seguridad, del delta de l’Ebre. La gaviota de audouin ha experimentado un notable incremento poblacional a lo largo de las últimas décadas del siglo XX. Sin embargo, el hecho de que el grueso de aves reproductoras se localice en unas pocas localidades, hace que se encuentre calificada como una especie “Vulnerable”; El 95% de la población mundial de esta gaviota exclusiva del Mediterráneo se encuentra en España.