Cuaderno de Campo | Abril 2009

Hace un año: irrupción de cernícalo patirrojo


28
Abr
2009

A lo largo de los próximos días se cumplirá un año de la mayor irrupción de cernícalo patirrojo Falco vespertinus registrada hasta la fecha en l’Albufera y también una de las más importantes de las observadas en Europa occidental en las últimas décadas. Desde finales de abril a los primeros días de mayo se registraron hasta 12 ejemplares juntos de esta especie (ocho machos y cuatro hembras), en zonas de La Llonga (Sueca) y varias observaciones más de ejemplares dispersos en Massanassa y Sollana (ver mas información). Esta proliferación de observaciones se hizo evidente, también, en localidades cercanas y en buena parte de la península Ibérica, donde se sumaron varios centenares de aves observadas en este periodo, especialmente en el E y NE (ver más información). En Europa, se registraron también cifras muy elevadas y con apenas precedentes durante esos días, sumando más de 300 aves en zonas como los Países Bajos o Francia.

El cernícalo patirrojo es un pequeño Faconiforme que nidifica en el Este de Europa, desde Estonia y Hungría hasta el centro de Asia, que ha sido observado en l’Albufera casi todos los años desde que fuera citado por primera vez en 1992, año que coincidió también con una irrupción de la especie en Europa. Se trata de un migrante de larga distancia, que se mueve hasta los cuarteles de invernada localizados en el Sur de África (Namibia, Zambia, Zimbabwe,…) y cuyo grueso de la población se desplaza mayoritariamente por el Este de Europa, atravesando el estrecho del Bósforo. La presencia de esta especie en la península Ibérica y el oeste de Europa, no es del todo rara, pero se hace especialmente evidente en años como estos en los que el número de aves observadas puede llegara a ser elevado.

La ocurrencia de irrupciones en las aves no son raras pero sí difíciles de prever. Las causas que originan este tipo de fenómenos, en los que las aves se desplazan en gran número mucho más allá de su rango normal de presencia, son difíciles de precisar y parecen depender de factores como el clima o la carencia/abundancia de recursos tróficos en determinadas zonas. Se trata de procesos que suelen repetirse cada cierto tiempo y aunque no es la primera vez que se han registrado irrupciones de esta especie, sin duda, la magnitud de la de 2008 quedará, en el recuerdo, como una de las más importantes de las registradas hasta la fecha en Europa.

El regreso del charrán común


24
Abr
2009

El charrán común Sterna hirundo es un ave eminentemente marina que desarrolla importantes migraciones anuales entre las latitudes medias de los continentes euroasiático y americano, en las que nidifica, y los océanos circumtropicales en los que pasa los meses invernales.

La llegada primaveral a l’Albufera de Valencia de los primeros charranes comunes pudo registrarse el pasado 25 de marzo. Desde entonces, su abundancia ha ido creciendo progresivamente y en la actualidad se encuentran iniciando la instalación de sus nidos. L’Albufera alberga una de las colonias reproductoras más importantes en Europa de esta especie y la segunda en importancia en España, tras la localizada en el delta de l’Ebre (Tarragona).

La población nidificante en l’Albufera puede superar las 2.000 parejas (más información aquí) y su abundancia anual depende de la disponibilidad de alimento en las costas. En este sentido, su reproducción y presencia en una localidad representa un indicador biológico de la calidad medioambiental de este entorno. Los charranes ocupan la cúspide de las cadenas alimentarias en los humedales costeros y por este motivo su estado de conservación refleja la salud del medio en el que se mueven. El agua dulce que las zonas húmedas costeras desaguan al mar transporta gran cantidad de nutrientes que son aprovechados por una rica comunidad de invertebrados y peces marinos, de cuya abundancia dependen los charranes para su alimentación y la de sus pollos. Como cada año, la nidificación de esta especie se completará a lo largo de julio, iniciándose, a partir de entonces, su largo regreso hacia el Sur.

El primer poniente de la primavera dispara el paso de vencejos e hirundínidos


16
Abr
2009

Se ha hecho esperar pero por fin ha llegado el primer episodio de vientos fuertes de poniente de esta primavera. Tras una larga sucesión de calmas, vientos flojos y temporales del este y noreste, que se han prolongado desde el inicio de la primavera, a lo largo de las últimas horas ha comenzado a sentirse la entrada de un frente del oeste que ha dado lugar a un incremento significativo de la fuerza del “vent de ponent”.

Como es habitual con este tipo de situaciones, los vientos fuertes de poniente, durante los periodos pre y postnupcial, suelen favorecer el paso de un buen número de especies de aves y en particular de hirundínidos (golondrinas y aviones) y de vencejos. Si bien las primeras observaciones de estos migrantes transaharianos se produjeron hace semanas, el grueso de la migración suele detectarse muy especialmente bajo estas condiciones atmosféricas. La fuerza del viento y la inestabilidad de la atmósfera fuerzan a las aves a viajar a una menor altura del suelo, favoreciendo además la concentración de cientos de aves que continúan su desplazamiento hacia el norte, siguiendo la línea de la costa.

A lo largo del día de hoy, y especialmente por la tarde, se ha registrado el paso de centenares de vencejos comunes y de avión zapador Riparia riparia y golondrina común Hirundo rustica. Además, se han registrado las primeras citas de vencejo real Apus melba (un grupo de cuatro aves) y de vencejo pálido Apus pallidus, un único ejemplar observado a poca distancia. Es previsible que a lo largo de la primavera se repitan este tipo de situaciones. Un buen momento para observar desde un lugar amplio y con buena visibilidad el paso de miles de aves en migración.