Cuaderno de Campo | Julio 2008

Ave de la semana: el correlimos zarapitín Calidris ferruginea


31
Jul
2008

El correlimos zarapitín Calidris ferruginea es una de las aves limícolas más frecuente en los arrozales de l’Albufera y uno de los más numerosos a lo largo de los desplazamientos migratorios. Estos últimos días de julio han dado lugar a una llegada muy marcada de esta especie, con un total que podría superar los 400 ejemplares. La última semana de julio y la primera mitad de agosto suele arrojar los máximos anuales de esta especie que nidifica en el extremo norte de Siberia central y que pasa el invierno en el África subsahariana, subcontinente Indio y Oceanía.

La coloración rojiza de los adultos durante este periodo y la longitud del pico, hacen que este correlimos sea relativamente sencillo de identificar. Las aves juveniles, de coloraciones más cremosas, aparecerán un poco más tarde, a finales de agosto. Se trata de una especie que suele presentarse en grupos, en ocasiones numerosos, y que suele alimentarse de pequeños invertebrados que capturan picoteando continuamente los suelos limosos de arrozales baldíos y zonas no cultivadas de l’Albufera. Durante unas semanas este migrante de gran recorrido tratará de encontrar en l’Albufera el alimento para recuperar las fuerzas necesarias que le permitan alcanzar los cuarteles de invernada.

Comienza a notarse el paso postnupcial


29
Jul
2008

A pesar de encontrarnos en pleno verano muchas especies de aves empiezan a desplazarse hacia los cuarteles de invernada para pasar allí los próximos meses. En l’Albufera, este movimiento migratorio se hace especialmente evidente con los limícolas y desde hace unas semanas ya se han empezado a registrar cifras destacadas de algunas especies como la aguja colinegra Limosa limosa, el andarríos bastardo Tringa glareola, el archibebe común Tringa totanus o el combatiente Philomachus pugnax. Todas estas aves aprovechan los pocos lugares disponibles en l’Albufera para buscar alimento y recuperar las fuerzas necesarias para recorren las distancias que separan los lugares de cría de los de invernada. Por este motivo, los campos de arroz que han quedado baldíos y desprovistos de vegetación son verdaderos focos de atracción para multitud de aves que encuentran fácilmente una gran cantidad de alimento.

Conforme avance el mes de agosto, es de prever que aumenten el número de especies presentes y que se hagan cada vez más numerosos los correlimos, los chorlitejos y también los archibebes. Durante este periodo las cifras de limícolas suele ser importante y en ocasiones se llegan a registrar varios centenares de aves juntas en un mismo lugar. Un periodo perfecto para aprender a reconocer este grupo de aves y también para identificar y observar especies escasas y raras.

La focha común toca fondo


23
Jul
2008

Sin duda, 2008 pasará a la historia como uno de los peores años para la reproducción de la focha común en el parque natural de l’Albufera. Las pocas parejas que han intentado la nidificación parecen haber fracasado y sólo se ha podido comprobar el desarrollo con éxito de menos de diez pollos durante la presente temporada reproductora. Quedan muy lejanos los años sesenta en los que l’Albufera albergaba una población de un millar de parejas nidificantes de esta especie, cuando actualmente las cifras oficiales estiman unas 17 parejas de promedio en esta localidad. Pese a este drástico declive, en buena parte debido a una paulatina pérdida de calidad del agua del humedal, todavía se siguen celebrando localmente las delicias de los arroces con focha y se evocan con viveza las matanzas de antaño, en las que, en una sola tirada, podían llegar a ser abatidos varios miles de ejemplares. Este peculiar aprecio evidencia la importancia que la focha ha tenido en la tradición culinaria y cinegética local, pero es completamente ajeno a la gravísima crisis que atraviesa esta especie en l’Albufera de Valencia.