Cuaderno de Campo | Junio 2008

Acerca de los flamencos enanos...


25
Jun
2008

El flamenco enano Phoenicopterus minor es una especie que se distribuye en áreas de África (al sur del Sáhara) y en menor número Asia y que se presenta como divagante en Marruecos, España y otros países europeos como Francia e Italia. Si bien muchas de las observaciones realizadas, en especial las que se producen en países del centro y norte de Europa, pueden atribuirse con aves escapadas de colecciones y núcleos zoológicos, el patrón de presencia mostrado en el sudoeste del Paleártico (Francia, España, Portugal y Marruecos) parece evidenciar movimientos de aves procedentes de África. Estas aves, podrían llegar de manera ocasional a Europa, siguiendo la ruta migratoria que realiza habitualmente el flamenco rosa.

Se trata de una especie inconfundible, similar al famenco rosa pero de menor tamaño, patas más cortas y coloración del pico oscuro con extremo negro. Este último rasgo permite separarlo de otras especies de flamenco que por lo general muestran la base del pico de color rosado. En España, ha sido observado en diferentes localidades de la mitad sudoriental, con indicios de reproducción en colonias de cría de flamenco rosa en la laguna de Fuentedepiedra (Málaga) el pasado año.

La pagaza piconegra y el cangrejo rojo de Louisiana…


20
Jun
2008

Durante los meses de primavera y verano es frecuente la observación de un elevado número de pagaza piconegra Sterna nilotica alimentándose en el arrozal. Esta especie de charrán asemeja una gaviota de alas afiladas y se reproduce en l’Albufera desde 1994. La pagaza piconegra se ha adaptado a los medios continentales, alimentándose en los ambientes periféricos de los humedales donde nidifica. Entre estos ambientes se encuentran encharcamientos someros, carrizales, herbazales y saladares, pero también puede aprovechar medios agrícolas, tanto de regadío como de secano.

Su dieta suele ser muy diversa y se especializa en capturar las presas más abundantes y nutritivas que encuentra, entre las que se incluyen invertebrados, peces, anfibios, reptiles e incluso pequeñas aves y pequeños mamíferos. Las aves nidificantes en l’Albufera centran su dieta en el cangrejo rojo americano Procambarus clarkii que representa más del 60 % de sus presas capturadas. Este cangrejo se introdujo en España en los años 70 a partir de ejemplares traídos de Louisiana (E.E.U.U.) y en la actualidad se encuentra ampliamente extendido por los humedales ibéricos. La introducción del cangrejo rojo supone un grave impacto para los ecosistemas en los que se implanta ya que actúa como un depredador de pequeños organismos y supone una presa fácil de obtener y abundante para otros depredadores que incrementan sus poblaciones a consta de la abundancia del recién llegado, causando desequilibrios ecológicos. El cangrejo rojo causa, además, cierto perjuicio en los campos de arroz, al horadar túneles en los diques que alteran los niveles de inundación requeridos por el cultivo. Por este motivo, en ocasiones, son ilegalmente combatidos con productos pesticidas que acaban perjudicando a toda la cadena alimenticia del humedal. Los agricultores tienen en la pagaza piconegra a un importante aliado que conviene preservar.

Puedes obtener más información acerca de la alimentación de esta especie en l'Albufera pinchando aqui

Ave de la semana: el fumarel cariblanco Chlidonias hybrida


15
Jun
2008

El fumarel cariblanco Chlidonias hybrida es un pequeño charrán típico de humedales de aguas dulces que viene presentándose en l’Albufera desde principios de abril. A pesar de ser un reproductor común al inicio la década de los 70, cuando se estimó una población de 1.500-2.000 parejas, en la actualidad esta especie ha dejado de nidificar en l’Albufera como consecuencia del deterioro de la calidad de las aguas y también por la pérdida de los lugares de cría. Las colonias de esta especie se localizaban sobre las extensas masas de vegetación acuática (macrófitos) que hasta hace unas décadas se desarrollaban en la laguna.

En la actualidad y tras desaparecer como nidificante hacia 1978, se presenta en l’Albufera entre los meses de abril y octubre, con una pequeña población invernante que apenas supera la docena de ejemplares. En el periodo entre mayo y julio pueden llegar a registrarse grupos numerosos en el marjal, en ocasiones por encima de los 200 fumareles, que suelen permanecer durante estos meses alimentándose en los arrozales. La recuperación de ciertos enclaves y la mejora del hábitat para esta especie podrían favorecer la nidificación de esta especie en un futuro próximo.