Cuaderno de Campo | Abril 2008

Ave de la semana: el charrán común Sterna hirundo


29
Abr
2008

El charrán común Sterna hirundo ya está presente en las costas del Parc Natural de l’Albufera. Llegó tímida y gradualmente, a lo largo del mes de abril, desde sus localidades de invernada situadas en las costas atlánticas africanas, al Sur del trópico de Cáncer. Se trata de un ave marina y costera que se alimenta de pequeños peces y que, por lo general, nidifica localizadamente en humedales costeros con pequeñas islas en las que instala sus colonias.

Esta especie recibe el nombre valenciano de “gavineta d’albufera” y es un ave popularmente conocida como golondrina de mar debido a su silueta de vuelo, con alas puntiagudas y cola ahorquillada. Su población local reproductora es próxima a las 2.000 parejas que, junto con otras tres especies de charranes, llegan a sumar más de 4.000 parejas nidificantes, haciendo de l’Albufera una de las principales colonias europeas de cría.

La presencia anual de charrán común es una garantía de la riqueza biológica de nuestro frente litoral. Aunque seguramente pasarán inadvertidos para muchos bañistas, estas aves sobrevolarán con gracilidad las playas de l’Albufera, desde Cullera a Pinedo, formando incluso concentraciones de varios cientos de aves hasta finales de agosto.

Comienza la inundación de los arrozales en el marjal de Silla


26
Abr
2008

Ayer comenzaron a inundarse varias partidas de arrozales del término municipal de Silla, y en concreto los tancat localizados al sur, cerca del Camí d’Adela y el campo de tiro. A lo largo de los próximos días irá incrementándose la superficie inundada hacia el norte y es previsible que también sean inundados las zonas más cercanas la río Xúquer, cerca de Sueca y Albalat de La Ribera.

A pesar de la reducida superficie cubierta por el agua, ya han empezado a registrase los habituales grupos de limícolas de diferentes especies, siendo las más numerosas el correlimos zarapitín Calidris ferruginea, el correlimos menudo Calidris minuta, el chorlitejo grande Charadrius hiaticula y el andarríos bastardo Tringa glareola. Además se ha registrado un ejemplar solitario de correlimos de temminck, un limícola escaso que suele registrarte en migración en l’Albufera, y buenas cifras de fumarel cariblanco Chlidonias hybrida y pagaza piconegra Sterna nilotica.

Un tinte Neotropical en l’Albufera…


23
Abr
2008

La observación de las aves tiene sorpresas inesperadas. La identificación de un ave el pasado 22 de abril, de intenso color rosa y tamaño medio, en vuelo sobre el Racó de l’Olla, sólo daba margen para unas pocas especies. El pico largo y aplanado en su punta descartaba cualquier especie de flamenco y dejaba, casi como única opción, a la espátula rosada Platalea ajaja. Se trata de una especie americana, ampliamente extendida desde el sur de los Estados Unidos hasta el norte de Argentina.

Al no tener hábitos migratorios, su presencia en l’Albufera de Valencia obedece con toda seguridad a un escape. Se trata de una especie mantenida en cautividad en parques temáticos, como el Parc Oceanogràfic de la ciudad Valencia, donde el pasado 21 de abril de 2008 y como consecuencia de los fuertes vientos de poniente, se produjo la rotura de parte de la red que cubre el aviario localizado en estas intalaciones (leer más información). Como consecuencia de este incidente, se vio posibilitada la huída de varias decenas de aves, la mayoría especies tropicales, como la garcita verdosa Butorides striarus, la espátula rosada Platalea ajaja o el ibis escarlata Eudocimus ruber. Previsiblemente, todas estas aves eran portadoras de anillas de lectura, pudiendo confirmarse así la procedencia de un núcleo zoológico, en caso de ser identificada.

Las aves originarias de otras regiones que se escapan tienen consideración de exóticas y por este motivo se ha creado el Grupo de Aves Exóticas dentro de la Sociedad Española de Ornitología. No es la primera vez que se observa un ave escapada en l’Albufera, un fenómeno que complica el desafío de identificar aves, al tener que estar alerta ante la posibilidad de encontrar especies insospechadas.