Cuaderno de Campo | Marzo 2008

La primavera avanza…


31
Mar
2008

Después de una semana en la que se han sucedido el paso de diferentes frentes atlánticos, marzo finaliza con el regreso de una situación algo más estable, que podría prolongarse a lo largo de la primera semana del mes de abril y que no hace más que confirmar el avance de la primavera.

A lo largo de estos días se han hecho frecuentes las observaciones de migrantes, en especial de paseriformes como la lavandera boyera Motacilla flava, se han registrado las primeras llegadas de diversas especies estivales, como garza imperial Ardea purpurea, pagaza piconegra Sterna nilotica y charrán común Sterna hirundo y, por último, han sido observadas las primeras eclosiones de las puestas de Ánade Azulón Anas platyrhynchos.

Persisten los fuertes vientos del oeste


28
Mar
2008

Desde hace ya más de una semana continúan llegado frentes atlánticos asociados con fuertes vientos de componente N-NW. Esta situación parece que irá debilitándose los próximos días para cambiar a un escenario algo más estable con la entrada de un anticiclón la próxima semana.

Los días de vientos del oeste son excelentes para la observación de rapaces y aves en migración pero la persistencia y la fuerza de los mismos, como viene sucediendo estos días, llega a dificultar la detección de aves en paso e incluso hace prácticamente imposible la observación en cualquier ambiente de l’Albufera.

De cualquier modo, estos días, ha sido constante, aunque moderado, el paso de hirundínidos, algunas rapaces (hoy un águila pescadora Pandion haliaetus hacia el norte) y hasta 8 cigüeñas blancas Ciconia ciconia (observadas el pasado martes).

Ave de la semana: la cerceta común Anas crecca


22
Mar
2008

Durante el mes de marzo, todavía se pueden observar los últimos ejemplares de cerceta común Anas crecca presentes en l’Albufera. Se trata de una especie migratoria de distribución euroasiática que durante la invernada se concentra en las regiones subtropicales de Asia, India, norte de África y Europa occidental. La población invernante en l’Albufera aumenta progresivamente desde finales del invierno, alcanzando un máximo en el mes de noviembre de hasta 2.000 ejemplares.

El sarset, como se conoce localmente a esta especie, es una de las anátidas más abatida por los cazadores, sin embargo, se desconoce el total de las aves cobradas anualmente en l’Albufera y el impacto que dicha actividad tiene sobre nuestras poblaciones invernales. La desecación del marjal a partir de enero causa una rápida desaparición de estas aves que se deben desplazar a otros humedales ibéricos para acabar de pasar el invierno. En estas fechas, todavía se pueden observar unas pocas decenas de aves, especialmente en la mata del Fang y el Racó de l’Olla, pero acabarán por marchar todas durante la primavera, hacia sus localidades de cría en el norte.