Un carricerín cejudo anillado en la Reserva Natural del Ullal de Baldoví


17
Abr
2009

A primeras horas de la mañana de hoy, en la estación de esfuerzo constante que se ha establecido en la reserva natural del ullal de Baldoví (Sueca), ha podido ser anillado un ejemplar de carricerín cejudo Acrocephalus paludicola. Se trata de la segunda observación de la presente temporada y las primeras que se realizan en l'Albufera después de más de diez años de ausencia de citas.

El carricerín cejudo es un pequeño paseriforme propio de hábitats palustres que nidifica en el noreste de Alemania y Polonia y muy localmente en países del este de Europa (Lituania, Bielorusia, Ucrania,...), extendiendose hasta Rusia. Las localidades de invernada son muy poco conocidas y parecen situarse en el oeste del continente africano, al sur del Sahara. Recientemente parecen haber sido localizadas las principales zonas de invernada en el continente africano, limitadas exclusivamente a unos pocos humedales localizados en Mauritania, Mali, Senegal y Ghana (ver más información).

Esta especie ha sufrido un dramática reducción en su rango de distribución, habiendo desaparecido de gran parte de los países europeos por la pérdida y destrucción de los hábitats en los que se presentaba. Por esta razón, la especie se encuentra globalmente amenazada y catalogada como "Vulnerable" en Europa y ha sido objetos de diferentes programas y proyectos de recuperación. Hace unos años, se llevó a cabo en la península Ibérica un proyecto de recuperación de la especie en la laguna de La Nava (Palencia), una de las zonas de paso y sedimentación más importante de Europa para esta especie (ver más información). Esta segunda cita prenupcial en el ullal de Baldoví (Sueca) constituye una buena noticia, y más teniendo en cuenta que esta localidad ha sido restaurada recientemente dentro de un proyecto LIFE (ver más información).

Observación realizada por: Pablo Vera y Anna Valentín

Observación de cisne cantor Cygnus cygnus, primera cita reciente para l'Albufera


26
Mar
2009

Esta misma tarde, con la entrada de anátidas a la Reserva Natural de La Pipa (Catarroja) ha sido registrada la llegada de un ejemplar adulto de cisne cantor Cygnus cygnus. Después de dar unas vueltas, el ave se ha posado en una de las lagunas de la reserva junto con el resto de anátidas, donde ha permanecido hasta el anochecer, alimentándose de la vegetación acuática que se ha desarrollado en estas lagunas de reciente creación.

>

Se conocen muy pocos registros confirmados en l’Albufera de esta especie propia del Paleártico boreal. Las observaciones más antiguas se corresponden con aves cazadas y conservadas en colecciones museísticas, en los años 1901, 1907 y 1910, este último cazado en el vedat de Sueca por “El Matalafer” de El Perelló. Existen, además, otras tres citas de cisnes (presumiblemente de esta especie) algo más recientes, con dos aves cazadas en Cullera hacia 1935 y un grupo de tres aves (uno de ellos cazado) en enero de 1950, al sur de l’Albufera. La última cita se corresponde con un ejemplar joven hembra cazado en Cullera en 1954. Se trataría pues de la primera observación reciente para l’Albufera y una de las pocas realizada los últimos años en el mediterráneo ibérico, donde se cuenta con observaciones en localidades como el delta de l’Ebre (Tarragona) o en el marjal de Almenara (Castellón), donde el pasado año se observó también un ejemplar en fechas similares.

Si bien no se descarta la procedencia desde una colección particular o un núcleo zoológico, esta especie no suele ser registrada en este tipo de instalaciones. Por otro lado, el ejemplar observado se muestra muy desconfiado, muestra un plumaje de vuelo en muy buenas condiciones y aparentemente no parece mostrar anillas ni marcas que sugieran esta procedencia. Observación pendiente de homologación por el Comité de Rarezas de la SEO.

Observación realizada por: Bosco Dies

Observación de gaviota de Delaware: cuarta cita para l’Albufera


06
Feb
2009

La observación detenida de las grandes concentraciones de gaviotas, en zonas recién fangueadas de Alfafar, ha traído consigo una nueva cita de gaviota de Delaware Larus delawarensis en l’Albufera de Valencia. Se trata de una especie que se reproduce en Norteamérica (Canadá y parte de los Estados Unidos), que inverna es las costas del Pacífico y Atlántico hasta el Caribe y Centroamérica, y que se presentó por primera vez en Europa a finales de los años 60. Desde este primer registro, las observaciones europeas han ido creciendo con bastante rapidez en países de la fachada atlántica y en la actualidad ha dejado de ser considerada como rareza en varios de ellos, como en las Islas Británicas o Francia. En España, donde la obra “Aves raras de España” editado por Lynx edicions recoge más de 124 observaciones homologadas entre 1984 y 2004, también ha dejado de ser considerada como rareza, ya que se presenta anualmente en el noreste, entre Asturias y Galicia. A pesar de ello, las observaciones en el Mediterráneo continúan siendo muy escasas.

Si bien puede resultar semejante a la gaviota cana Larus canus, la gaviota de Delaware muestra una estructura bien diferenciada, con unas proporciones mayores, de aspecto más robusto, pico más poderoso y un cuerpo mucho más alargado que ésta. Se trata de la cuarta observación de esta especie para l’Albufera y la segunda registrada en invierno, coincidiendo con el drenaje de los arrozales.

Muy probablemente la presencia de este ejemplar se pueda asociar con la llegada de aves arrastradas por el fuerte temporal del NW que azotó la península Ibérica la pasada semana y que ha dado lugar a que, en zonas del interior de España (especialmente Aragón y Catalunya) se haya registrado la presencia de aves marinas como la gaviota tridáctila Rissa tridactyla, de la cual hace unos días se produjo también una observación en arrozales cercanos a El Saler.

Observación realizada por: Bosco Dies y Toni Alcocer