El dilema de las garcetas grises


15
Dic
2014

La observación de garcetas con plumaje grisáceo es un suceso relativamente frecuente entre quienes se dedican a la observación de las aves en L’Albufera de Valencia y en otras localidades ibéricas. Estas garcetas presentan plumas grises con una intensidad y extensión variable, mostrando un rango de colores entre el gris pizarra, ceniciento o perla, extendido uniformemente o intercalado con plumas blancas. Además del plumaje, estas aves pueden mostrar una estructura corporal variable, presentando un pico robusto o fino, una frente plana o curvada, unos tarsos cortos o largos, y la polémica está servida.

Algunas de estas garcetas recuerdan inmediatamente a la garceta dimorfa (Egretta gularis), distribuida por regiones intertropicales de África y Asia y que tiene consideración de ave rara en toda Europa, mientras que otras hacen pensar en una simple variación cromática de la garceta común (Egretta garzetta), que tiene un plumaje completamente blanco y está extendida como reproductora por Europa meridional.

La presencia de la garceta dimorfa en España parece estar registrada desde 1960 y existen 44 citas bien documentadas que se distribuyen preferentemente entre los meses de abril y agosto, por los humedales meridionales y orientales de la Península, según se desprende de las observaciones de garzas grises en España recopiladas y estudiadas por el comité de rarezas de SEO/BirdLife hasta 2011.

Conviene recordar que hubo un adulto de garceta dimorfa (cuya fotografía acompaña esta entrada) que visitó la colonia de garzas de L’Albufera de Valencia durante cuatro temporadas de cría, entre 1988 y 1991, permitiendo comprobar que podía hibridar con la garceta común y sacar adelante crías cuyos plumajes mostraban una extensión variable de color gris en sus plumas (ver más información). Entre las citas de garcetas grises estudiadas por el comité de rarezas hasta el año 2011 se incluyen otros 79 ejemplares que muestran rasgos intermedios y no han podido ser asignados con seguridad ni a la garceta dimorfa, ni a la común. No existiendo evidencias de que la garceta común muestre habitualmente un plumaje de fase oscura, parece plausible pensar que la presencia de plumas grises en aves con aspecto de garceta común bien podría responder a la hibridación ocasional con la garceta dimorfa en colonias del sur de Europa y el norte de África. Las garcetas descendientes de estas parejas mixtas no serían necesariamente estériles, dada la proximidad genética entre ambos taxones que han llegado a ser considerados razas de una misma especie.

Por este motivo, las garcetas con plumas grises que se vienen observando en L’Albufera y en otras localidades españolas, cuyo aspecto no coincide con el esperado para la garceta dimorfa, tienen actualmente consideración de posibles híbridos. Será necesario realizar análisis genéticos para afirmar que esto sea así pero, de momento, nos permite discriminar aquellas garcetas grises que se pueden identificar como garceta dimorfa de otras.


Referencias:

Cramp, S., y Simmons, K. E. L. (1977). The Birds of the Western Palearctic. Vol. 1. Ostrich to Ducks. OxfordUniversity Press, Oxford.

De Juana, E. (2002). Observaciones de aves raras en España. Ardeola, 49(1), 141-171. (accessible aquí: http://www.ardeola.org/files/498.pdf).

De Juana, E. (2006). Aves raras de España: un catálogo de las especies de presentación ocasional. Lynx.

Del Hoyo, J., Elliott, A., y Sargatal, J. (1992). Handbook of the Birds of the World. Vol 1: Ostrich to Ducks. Lynx.

Dies, J. I., Prosper, J., y Dies, B. (2001). Occasional breeding by Western Reef Egret in eastern Spain. British Birds, 94(8), 382-386.

Publicado en