El inicio de una inundación retrasada


16
Mayo
2013

Las últimas lluvias a finales del pasado mes de abril propiciaron un retraso en la inundación de los arrozales que rodean l’Albufera. La necesidad de finalizar los trabajos de preparación de los campos, antes de la llegada de las aguas, y la aplicación de abonos orgánicos en seco, han justificado que la inundación de los arrozales se haya retrasado casi 15 días con respecto a otros años. Este retraso parece haber condicionado en buena medida que una parte de las aves acuáticas nidificantes, especialmente garzas, moritos, anátidas, limícolas, gaviotas y algunos charranes (fundamentalmente la pagaza piconegra) hayan retrasado el inicio de las puestas a la espera de poder contar con un entorno óptimo en el que poder alimentarse.

Una situación como esta no hace más que confirmar la gran dependencia que parecen tener buena parte de las aves nidificantes en l’Albufera al cultivo del arroz. Estos últimos días han empezado a inundarse partidas altas de Alfafar y Sollana y zonas próximas a El Palmar. El próximo sábado se “soltarán” las aguas en las partidas altas de Sueca y Albalat de La Ribera y, poco a poco, la extensa superficie de 14.000 hectáreas que rodean la laguna quedarán cubiertas por el agua.

Finaliza así uno de los periodos más sensibles para l’Albufera en la que la reducción de los ecosistemas acuáticos se hace especialmente evidente. A partir de este momento el marjal ofrecerá unas mejores condiciones para la alimentación de las aves que encuentran, en este sistema, vertebrados e invertebrados acuáticos, semillas y plantas de los que alimentarse durante los próximos meses.