Se retrasa la inundación del marjal


10
Mayo
2011

El transcurso de una primavera en la que se han ido repitiendo episodios de precipitaciones ha sido una de las razones que han justificado el retraso en la finalización de buena parte de los trabajos previos a la inundación de los arrozales en el Parc Natural de l’Albufera. Tras el drenaje de los campos, resulta necesario llevar a cabo una serie de labores preparatorias de los campos, como es la roturación y nivelación del suelo y la aplicación de abonos que mejoren el rendimiento del cultivo de cara a la próxima temporada de cultivo. Si por lo general “la solta d’aigües” suele tener lugar la última semana de abril o los primeros días de mayo, este año se han retrasado al día 12 de mayo, fecha en la que se comenzarán a inundar las partidas de Campanar (Sueca) y La Fleixenera (Albalat de La Ribera). La duración de este drenaje primaveral, coincidiendo con el paso prenupcial y

el inicio del periodo de reproducción, condiciona en buena medida la disponibilidad de alimento para un gran número de aves y por ello supone un proceso clave en la supervivencia de la comunidad de aves acuáticas en l’Albufera. Buena parte de las aves que crían en el humedal parecen retrasar sus puestas al inicio de la inundación del marjal, garantizándose así una mayor disponibilidad de alimento. Por otro lado, la existencia de enclaves en los que se ha intervenido recientemente, como el tancat de La Pipa, el tancat de Milia o El Malvinaret, parecen estar teniendo cierta importancia para posibilitar la presencia de especies más sensibles a este periodo desfavorable, como el morito común, el pato colorado, la focha común, entre otras muchas aves.