Una culebrera rezagada


25
Nov
2010

El otoño suele dar observaciones de aves estivales poco habituales por estas fechas que, por diferentes razones, pueden llegar a dilatar su presencia a lo largo del otoño e incluso prolongar su estancia durante el invierno. La culebrera europea Circaetus gallicus es una de estas especies migradoras que en contadas ocasiones puede llegar a observarse en fechas tan tardías como esta. Se trata de una rapaz de gran tamaño, que se reproduce en el suroeste y este de Europa y que se desplaza hacia el sur, entre los meses de septiembre y octubre, hasta alcanzar los cuarteles de invernada localizados al sur del Sahara, en la extensa área del Sahel.

En l’Albufera suele presentarse en los diferentes pasos migratorios, especialmente en primavera, y sólo en contadas ocasiones se han registrado citas al final del otoño (en noviembre de 1985) y algunos registros plenamente invernales en febrero de 2001 y diciembre de 2001. Con la observación de hoy, realizada en el marjal de La Llonga (Sueca) son ya cuatro las observaciones registradas entre noviembre y febrero en l'Albufera.