El primer día de otoño


24
Sep
2010

El otoño no podría haberse presentado de mejor manera. El sol a primera
horas de la mañana apenas se dejaba sentir y durante buena parte del día
las nubes han ido cubriendo el cielo hasta llegar a propiciar una tenue
precipitación que ha dejado atrás la primeera jornada del otoño. A estas
alturas del año ya resulta evidente la menor duración del día y con
ello los cambios en la conducta de la mayor parte de los seres vivos.

En buena parte del marjal, el arrozal ya ha sido cosechado y eso
favorece una mayor dispersión de muchas aves que encuentran alimento en
los campos recién cosechados. Esta situación puede dificultar, en cierta
manera, la observación de las aves en l’Albufera, ya que no siempre es
fácil dar con las zonas por las que éstas se van desplazándose. De
cualquier forma, se trata de un periodo del año en el que pueden
observarse un buen número de especies por lo que siempre podremos
llevarnos alguna sorpresa.