Ave de la semana: chorlito gris Pluvialis squatarola


27
Ago
2010

Aunque se presenta como un migrante escaso, el chorlito gris Pluvialis squatarola no falta en ninguno de los periodos pre y postnupcial en l’Albufera, aunque resulta algo más frecuente en el paso primaveral. Sus puestas tienen lugar a finales de mayo y las hembras abandonan las áreas de cría dos o tres semanas después de la eclosión, iniciando entonces su viaje de regreso hacia las localidades de invernada, por lo que pueden ser vistas en paso por l’Albufera en fechas tan tempranas como los primeros días de julio. A finales de agosto, suele ser habitual encontrarse con un reducido número de ejemplares que se detienen por cortos periodos de tiempo para recuperar fuerzas y poder continuar con su viaje. Durante el invierno, entre los meses de noviembre y marzo, su presencia suele ser algo más marcada, con un pequeño contingente que no suele superar los 60 ejemplares.

El chorlito gris, en valenciano fusell de mar, es un Charadriiforme de distribución cosmopolita, que se reproduce en latitudes muy septentrionales, a lo largo de la tundra ártica de Europa, Asia y América del Norte, y que pasa el invierno el medios litorales de todos los mares y océanos del mundo, alcanzando zonas tan alejadas como Sudáfrica, Australia y el extremo sur del continente americano. En l’Albufera ocupa una gran diversidad de hábitats, siendo mucho más frecuente en el litoral durante el invierno y en medios acuáticos como arrozales inundados durante los diferentes pasos migratorios. También se presenta en saladares como el Racó de l’Olla donde en ocasiones se registra la presencia prolongada de los mismos ejemplares.