Dónde ver aves este mes de agosto


10
Ago
2010

El verano es uno de los periodos en los que más tiempo se puede tener para salir al campo a ver aves. Lamentablemente es también una época en la que las temperaturas elevadas hacen difícil la observación en condiciones y por este motivo suele ser conveniente aprovechar las primeras horas de la mañana y también las de la tarde, cuando las condiciones de luz son óptimas para observar aves adecuadamente.

Aunque puede que no lo parezca, agosto es un mes excelente para la observación de aves en l’Albufera. Los arrozales se encuentran ya en avanzado desarrollo y una extensa superficie del marjal permanece, por este motivo, inundado. En este caso, lo mejor es tratar de localizar campos de arroz que han quedado baldíos y en los que suele mantenerla la superficie libre de vegetación, para evitar la proliferación de plantas adventicias, poco deseadas por los agricultores. En estas zonas, que varían de localización cada año, se suelen dar importantes concentraciones de aves, y especialmente de limícolas y fumareles. En estos sitios, lo mejor es acercarse con precaución con un vehículo y tratar de observar sin salir del coche. De esta manera se puede mantener unas distancias de observación mucho más cortas y, además, evitamos causar molestias a las aves que buscan incansablemente alimento para recuperar fuerzas y poder seguir con su viaje hacia el sur. Este año, han quedado zonas baldías en La Verola, Les Sis-centes y La Maquial (en Sollana) y en el camí d’Utxana y l’Heretat (en Sueca).

Además, este año se cuenta con algunos lugares muy recomendados en los que poder observar aves acuáticas. La zona de Reserva de La Pipa puede ser visitada atendiendo a un horario de atención al público (ver más información) y la recién restaurada Reserva de Milia (en Sollana) sólo puede ser observada desde alguno de los accesos habilitados a estas zonas. Los dos son sitios excelentes para observar aves por las tardes, cuando las condiciones de luz son muy favorables. No hay que olvidar tampoco las zonas de Reserva de La Ratlla (en Silla) y del Racó de l’Olla, si bien en esta última localidad se mantienen niveles de inundación muy reducidos tras la época de reproducción.

El mar es otra de las opciones que existen para tratar de ver aves marinas en paso. Conforme avance el mes, pueden empezar a hacerse frecuentes las observaciones de pardelas, págalos, charranes y gaviotas en paso, especialmente por las tardes, cuando son mejores las condiciones de luz. Un mes excelente para descansar y saborear el inicio de un paso postnupcial que, seguro, dará más de una sorpresa.

Publicado en