La cerceta pardilla bajo mínimos


20
Jun
2010

Hace apenas unos días, pudo ser observada en la R.N. del Racó de l’Olla una cerceta pardilla hembra seguida de un único pollo recién eclosionado. Se trata del único registro de cría de esta temporada y el primero desde 2008, con lo que parece confirmarse el delicado estado en el que se encuentra la población reproductora de l'Albufera de esta especie mundialmente amenazada. A lo largo de la primavera se han ido repitiendo observaciones aisladas de esta anátida, la mayoría localizadas en el Racó de l’Olla, donde la especie viene reproduciéndose casi todos los años, aunque siempre en reducido número, desde 1994.

La cerceta pardilla Marmaronetta angustirostris o roseta, como se la conoce localmente en l’Albufera, es una de las anátidas más amenazadas de nuestro entorno, que requiere de unos humedales salobres bien conservados, con unas características ambientales muy especiales. Tal y como se recoge en el “Libro Rojo de las Aves de España” (editado por el Ministerio de Medio Ambiente y SEO/BirdLife, en 2004), las poblaciones ibéricas parecen formar parte de una misma población que se extiende por el Mediterráneo occidental (que incluiría unos 5.000 ejemplares) y comprende otros países del norte de África, como Marruecos, Túnez o Argelia, con los que las poblaciones andaluzas y valencianas parecen guardar una estrecha relación. Si bien su número parecía ser muy superior hasta la primera mitad del siglo XX, en la actualidad L’Albufera alberga un reducido número de aves de esta especie, con cifras bajas a lo largo del año que parecen aumentar conforme avanza el verano. A pesar de tratarse de una especie estrictamente protegida, algunos años se ha confirmado el abatimiento de algunas aves, generalmente con el inicio de la temporada de caza, hecho que representa un riesgo añadido para la supervivencia de la exigua población local.

La cada vez más precaria situación de los humedales españoles y norteafricanos, la gran fluctuación de los niveles de inundación de nuestros humedales y su deterioro ambiental, por causas naturales y artificiales, la interacción y competencias con otras especies dominantes y la caza, constituyen las principales amenazadas de esta especie que, desgraciadamente y a pesar de algunos esfuerzos de conservación, sigue enmarcada en la categoría de En Peligro Crítico.