Sobre la llegada de morito común


20
Mar
2010

Desde finales del pasado mes de febrero, se ha comenzado a registrar la llegada de un número cada vez mayor de ejemplares de morito común Plegadis falcinellus, que ha dado lugar a la mayor concentración de esta especie observada hasta la fecha en l’Albufera. Se trata de un grupo que, en los últimos días, ha superado ya las 125 aves y que se ha ido presentando en diferentes zonas inundadas del parque natural.

El Morito común es una especie que se presenta todos los años en l’Albufera y que llegó a reproducirse en 1993 y 1994 (apenas dos parejas). Desde entonces se ha presentado en los diferentes pasos migratorios, principalmente en el postnupcial, y en bajo número durante el invierno y en el periodo reproductor. En la península Ibérica y países Mediterráneos próximos (Francia, Italia, Marruecos,…) se comporta como nidificante desde mediados de los años 90 y en algunas localidades de cría su número parece haber ido en aumento. En España se reproduce en el delta de l’Ebre, las marismas del Guadalquivir y las salinas de Santa Pola, con una población que ha superado las 500 parejas en los últimos años.

Algunos de los ejemplares observados en este gran grupo van marcados con anillas de lectura a distancia (marcas blancas con tres dígitos en negro). Parte de estas lecturas se corresponde con aves nacidas entre 2007 y 2009 en Petit Camargue (Francia), localidad en las que se desarrollan diferentes programas de investigación con diferentes especies. Es previsible que las aves permanezcan durante unos días aprovechando las últimas zonas del marjal inundado de Catarroja donde permanecen alimentándose constantemente de invertebrados que salen a la superficie tras el fangueo. Esta por ver si zonas recientemente restauradas como la Reserva Natural de La Pipa pueden ofrecer a estas aves un lugar óptimo en el que permanecer durante más tiempo.