Cuaderno de Campo | Agosto 2010

Lluvia de rarezas


05
Ago
2010

Con el inicio del paso postnupcial parecen haberse disparado las observaciones de limícolas escasos y rarezas como el correlimos culiblanco Calidris fuscicollis, el correlimos falcinelo Limicola falcinellus, el correlimos pectoral Calidris melanotos y el falaropo picofino Phalaropus lobatus, este último presente durante casi un mes. Los meses estivales son, sin duda, la mejor época del año para dar con este tipo de aves, generalmente migrantes de largo recorrido que, de manera ocasional, pueden aparecer en lugares alejados de sus áreas habituales de distribución.

En apenas unos días han podido ser observadas estas tres especies y otras muchas (Andarríos , correlimos, archibebes, chorlitejos, agujas, etc.), cuyas cifras parecen ir aumentando conforme avanza el verano. Los mejores lugares para poder observar limícolas son los campos de arroz que quedan baldíos y que están desprovistos de vegetación (este año en La Verola, Les Sis-centes o La Socarrada, entre otros), en la R.N. de La Ratlla y en especial en la R.N. de Milia (Sollana), restaurada recientemente y donde han quedado extensas zonas poco inundadas en las que parecen concentrarse un buen número de aves.

>

La migración en las aves representa uno de los fenómenos más emocionantes para los observadores de aves. Al incesante trasiego de aves en paso, en números por lo general más elevados de lo habitual, se le añade la siempre esperada observación de aves escasas y raras que pueden llegar a dar jornadas inolvidables. Habrá que estar muy atentos a lo mucho que queda del paso postnupcial para este tipo de especies y para otras muchas que han iniciado el viaje hacia el sur.

Publicado en