Cuaderno de Campo | Mayo 2010

Ave de la semana: el bisbita gorgirrojo Anthus cervinus


13
Mayo
2010

Se trata de uno de los migrantes orientales de larga distancia más esperados a lo largo de la primavera. Es un bisbita típico de prados y pastizales húmedos y encharcados, que suele presentarse casi todos los años en zonas de huerta y el marjal de l’Albufera, aunque en muy reducido número y casi exclusivamente durante el paso prenupcial (desde mediados de abril hasta la primera mitad de mayo). Este mes es, sin duda, el mejor periodo del año para dar con el bisbita gorgirrojo Anthus cervinus, una especie que se reproduce en localidades al norte del Círculo Polar Ártico, en una estrecha franja de superficie que discurre desde el norte de Europa al extremo occidental de Alaska. En su largo desplazamiento hacia sus cuarteles de invernada, este migrante alcanza el continente africano al sur del Sahara y el sureste de Asia.

En primavera, el bisbita gorgirrojo adquiere una coloración herrumbrosa en el pecho, cara y mejillas característica que facilita enormemente su identificación. Este rasgo se pierde en el periodo postnupcial y en invierno, cuando su identificación puede llegar a resultar bastante complicada. El canto es también otro de los detalles que mejor permiten diferenciar a este migrante escaso, ya que el reclamo agudo y lastimero que emite al levantar el vuelo resulta diagnóstico y muy diferente al que suele hacer cualquier otro bisbita. Estos últimos meses se han dejado ver, en diferentes ocasiones, en zonas abiertas encharcadas y con apenas vegetación, lugares poco habituales en l’Albufera donde siempre es agradable dar con esta especie.

Comienza la inundación del marjal


09
Mayo
2010

Con algo de retraso en relación con otros años, a lo largo de esta última semana se ha iniciado el periodo de inundación del marjal que rodea la laguna de l’Albufera de Valencia. Los arrozales que primero han quedado cubiertos por el agua se localizan en partidas del marjal de Silla (tancats dels Calvos, l’Adela,…) localizados más al sur, hasta La Ratlla y zonas próximas a El Palmar (L’Estell, l’Establiment, Malta, El Campot,…), donde un mayor número de aves empiezan a concentrarse. A partir de esta semana, se iniciará la llegada de aguas desde el Xúquer, a través de las acequias majores de Sueca y Cullera y que darán lugar a la inundación de las zonas de marjal de Sueca (Campanar), Sollana, Algemesí y Albalat de La Ribera.

Es un periodo excelente para la observación de aves en el marjal de l’Albufera, y en especial de limícolas (archibebes, andarríos, chorlitejos y correlimos), garzas y gaviotas. Las zonas en las que mayor número de aves suelen concentrarse coinciden el frente de inundación de los arrozales. De esta manera, una buena opción para observar aves estos próximos días es tratar de localizar las zonas fronterizas entre los campos inundados y los que aún permanecen en seco. Con la inundación de los arrozales finaliza uno de los periodos críticos para l’Albufera, ya que durante unos meses la capacidad de acogida para un elevado número de aves acuáticas se ve temporalmente limitada.

Lluvia de migrantes con el primer temporal de mayo


03
Mayo
2010

A lo largo del año, en un territorio como el nuestro en el que los fenómenos atmosféricos adversos son puntuales, tenemos pocas opciones para ser testigos de lo emocionante que puede llegar a resultar el fenómeno de la migración en las aves. La marcada inestabilidad de esta jornada, caracterizada por una depresión situada al norte de las islas Baleares que ha favorecido lluvias persistentes y la entrada de vientos del noreste, ha venido acompañada de una fuerte caída de migrantes que se han visto obligados a detenerse, por un tiempo, a la espera de una mejora de las condiciones atmosféricas que les permita continuar con su viaje.

En situaciones como esta, cualquier zona arbolada o margen de camino, huerta y acequia, puede servir de refugio temporal en el que poder recuperar fuerzas y alimentarse de los muchos insectos que han ido proliferando estas últimas semanas. Las especies que más parecen haberse visto afectadas por este temporal de primavera son el papamoscas cerrojillo, el papamoscas gris, el mosquitero musical y el colirrojo real, acompañados por otras especies algo más escasas, como las currucas mosquitera y zarcera o el bisbita arbóreo, y de migrantes escasos como el mosquitero silbador, el zarcero bereber o el escribano hortelano. Unas condiciones excelentes para poder registrar un buen número de especies y quién sabe si alguno de los esperados migrantes orientales que, de otra manera, pasarían inadvertidos en su desplazamiento hacia los lugares de cría localizados más al norte.