Cuaderno de Campo | Marzo 2010

Ave de la semana: gaviota sombría Larus fuscus


08
Mar
2010

El mes de marzo suele dar todavía buenas cifras de una de las gaviotas más numerosas durante el invierno, la gaviota sombría Larus fuscus. Es una especie que se reproduce en buena parte del litoral atlántico de Europa, desde la cornisa cantábrica hasta el extremo oriental de Finlandia, mostrando en toda esta extensa área tres subespecies reconocidas (graellsii, intermedius y fuscus) Durante la invernada l’Albufera recibe un buen número de aves, que se localizan principalmente en el marjal inundado, donde llega a resultar más numerosa que la gaviota patiamarilla L. michahellis. Las mayores cifras, entre las 1.600 y 3.500 aves, se dan a partir de enero y en especial en febrero y marzo, coincidiendo con los trabajos de fangueo en los arrozales, que dejan al descubierto una gran cantidad de invertebrados, principalmente cangrejo rojo americano Procambarus clarkii.

En l’Albufera parecen presentarse mayoritariamente aves pertenecientes a la subespecie intermedius (originarias de países del centro y norte de Europa (Holanda, Bélgica, Dinamarca, Noruega y Suecia) y graellsii (Islas Británicas, Islandia, España, Francia y Países Bajos) con unos pocos registros atribuidos a la subespecie fuscus propia del mar Báltico (el único confirmado de un ejemplar anillado en Finlandia encontrado en 1976).

Fuerte llegada de golondrinas y aviones


01
Mar
2010

Coincidiendo con el paso de la potente borrasca del pasado fin de semana, originada de una ciclogénesis explosiva que ha recibido el nombre de Xynthia, se ha registrado una de las llegadas más importantes de hirundínidos (golondrinas y aviones) de los últimos años en l’Albufera. Si bien casi todos los años, los últimos días de febrero suelen dar los primeros registros de estas especies, en pocas ocasiones esta llegada de migrantes se había referido a un número tan elevado de aves. En zonas del marjal de Silla se ha registrado un grupo de más de 225 golondrinas comunes y de 150 aviones zapadores, en tramos de la Devesa de l’Albufera, esta presencia se hacía también bastante evidente, con varias observaciones de avión común y de golondrina dáurica y en zonas próximas a Sueca se ha llegado a registrar un grupo de más de 40 aviones comunes juntos. La primavera parece que quiera arrancar con fuerza a pesar de estar inmersos en uno de los inviernos más fríos de los últimos años.

Esta marcada llegada de migrantes puede haber estado asociada con el desplazamiento de Xynthia, una borrasca que se profundizó muy rápidamente en el Atlántico, al oeste de Madeira, y que fue desplazándose hacia el Cantábrico por el noroeste de la Península, provocando vientos muy fuertes del oeste y suroeste (por encima de los 120 km/h) y un destacado temporal en la mar. Gran parte de la península Ibérica, en concreto la mitad occidental, se ha visto afectada por esta potente borrasca que en el litoral del Mediterráneo se ha dejado sentir con la persistencia de unos fuertes vientos de poniente que nos vienen acompañando desde hace ya semanas.