Cuaderno de Campo | Febrero 2010

El final de la temporada de caza


09
Feb
2010

El pasado domingo tuvo lugar en los acotados del parque natural de l’Albufera, la última jornada cinegética de esta temporada. Una jornada que se ha celebrado entre tractores fangueando, un marjal prácticamente seco y miles de gaviotas, avefrías y chorlitos moviéndose de un lado a otro en busca de un rincón tranquilo en el que aguantar, estoicamente, el paso de las horas. Lo que inicialmente se planteaba como 36 jornadas de caza han resultado ser, finalmente, más de cuarenta días hábiles en la mayoría de los acotados del parque, todo un alarde de ingeniería temporal que cuesta entender y todavía más justificar.

Puede que esta temporada haya dejado buenos recuerdos en la memoria de muchos cazadores, sin embargo muchos deberían hacer un esfuerzo por observar lo que realmente ha sucedido. Si uno se fija en los grupos de agujas colinegras, combatientes, chorlitos o archibebes podrá adivinar, sin dificultad, ejemplares con serios daños en alas y patas, claros testigos de una práctica desmedida y ejercida con escaso respeto sobre especies protegidas. Tampoco resulta extraño dar con alguna garceta grande a la que visiblemente le cuelga una de las alas tras haber recibido un disparo inoportuno y muchas han sido las ocasiones en las que, ya sea un atardecer entre semana o una noche tranquila de diciembre, hayamos tenido la desgracia de sentir ese eco sordo que tantas pasiones levanta.

El ejercicio de la caza en l’Albufera se ha desarrollado un año más con apenas control y sin información de lo que ha ido sucediendo. Poco se sabrá de las cifras totales de aves abatidas y mucho menos de lo que realmente ha pasado, y mientras tanto, en plena invernada y coincidiendo con los últimos días de caza, la actividad frenética de tractores fangueando y campos en seco a la espera de una nueva inundación que no llegará hasta bien entrada la primavera. El final de la caza coincide con una época delicada para l’Albufera, en la que en apenas en unos días extensas superficies del marjal quedan en seco y muchas aves se ven forzadas a abandonar este espacio en busca de otros lugares en los que permanecer lo que resta de invierno. Si la caza ha de ser un ejercicio de responsabilidad, de respeto y de sostenibilidad de los recursos naturales puede que su práctica en l’Albufera no sea todavía un buen ejemplo.

Dos años de birdingalbufera


07
Feb
2010

Hace ya dos años desde la puesta en marcha de birdingalbufera y desde entonces muchas han sido las noticias y observaciones que han ido llenado de contenido, casi a diario, de esta página de Internet. La idea de poner en marcha una iniciativa como esta surgió ante la escasa información disponible de l’Albufera y especialmente de sus aves y también por intentar promocionar la observación de aves. El objetivo no es otro que el dar a conocer un entorno realmente único y al mismo tiempo mejorar el interés y percepción de la gente hacia este espacio que sigue sometido a serias amenazas e impactos.

Desde 2008, birdingalbufera ha recibido 50.300 visitas correspondientes a 18.200 usuarios y han sido vistas algo más de 200.000 páginas de contenidos. Sin duda una de las herramientas más consultadas es el Noticiario ornitológico cuyo contenido se ha visto ampliado gracias a la colaboración de un buen número de observadores a quienes queremos agradecer la confianza depositada en este medio de divulgación. Esta herramienta permite generar una base de datos de todas las observaciones de aves registradas a lo largo de los últimos años y también de las imágenes que los colaboradores van sumando a la galería fotográfica; esperamos poco a poco poder ir mejorando este instrumento de consulta.

La observación de aves resulta una afición sencilla de practicar y, aunque en ocasiones requiere de una óptica adecuada para facilitar la identificación de un gran número de especies, puede ser desarrollado por cualquier persona. Únicamente se necesita paciencia, tiempo y deseo por descubrir un mundo lleno de curiosidades y sorpresas.

Día Mundial de los Humedales 2010


01
Feb
2010

Como cada año, el 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, una jornada que nace con el propósito de conmemorar la fecha en que se adoptó la Convención sobre los Humedales y que se conoce por el Convenio Ramsar (Irán, 1971). Desde 1997, se aprovecha este mismo día para divulgar y dar a conocer a la sociedad la importancia que tienen este tipo de hábitats, tanto para la conservación de la biodiversidad como para la recuperación de los recursos naturales y el desarrollo de los habitantes y economías que dependen de ellos.

El tema propuesto para el Día Mundial de los Humedales de este año está relacionado con los humedales, la biodiversidad y el cambio climático y se ha escogido como lema “Cuidemos de nuestros humedales – una respuesta al cambio climático”. Los efectos de este cambio global afectan directamente a todas las especies y hábitats en general y a los humedales en particular. Del mismo modo, el papel que desempeñan estos ecosistemas en la mitigación de los efectos de dicho cambio climático es muy importante, como también lo es la capacidad de adaptación de este tipo de ambientes dinámicos. Desde birdingalbufera queremos apoyar esta iniciativa y animamos a todos a profundizar en los contenidos que se desprenden de dicha celebración. L’Albufera de Valencia esta considerado como Humedal de Importancia Internacional desde 1991, atendiendo a los criterios Ramsar y por ello su implicación en este tipo de iniciativas debería ser completa. Un pequeño esfuerzo para mejorar el respeto y cuidado de estos ecosistemas tan frágiles y diversos.