Cuaderno de Campo | Diciembre 2009

Temporal de viento y nieve a finales del otoño


15
Dic
2009

Tras la llegada de un frente Atlántico al Mediterráneo, la instalación de un importante centro de bajas presiones frente a las costas del Golfo de Valencia, motivó la entrada en superficie de una masa de aire húmedo del Mediterráneo que en contacto con el aire frío de origen Siberiano en altura, desencadenó un importante temporal de lluvia, nieve y viento sobre la fachada oriental de la Península Ibérica. Desde la madrugada del domingo 12, hasta la noche del lunes 13 de diciembre de 2009, se registró un importante temporal marítimo en las costas de l’Albufera de Valencia, con olas de viento y una marea de tormenta que elevó el nivel del mar varios decímetros, acompañado de fuertes vientos de Levante, lluvia (unos 67 l/m2 en la Devesa de l’Albufera y unos 94 l/m2 en Sueca) y bajas temperaturas (hasta los 4 ºC).

Los efectos de estos temporales ha finales del otoño suelen traer las primeras nevadas al interior peninsular y la mañana del martes amaneció con las cimas del horizonte de l’Albufera de Valencia completamente nevadas. Si las bajas temperaturas persisten, en los próximos días cabe esperar el desplazamiento de pequeñas aves insectívoras y granivoras hacia cotas más bajas. Sería entonces perceptible un aumento de mosquiteros y fringílidos en la costa, en pos de los cuales descenderían de las sierras gavilanes y esmerejones.

El mar de fondo todavía persistía la mañana del martes, con fuertes olas que no han dejado rastro de las aves marinas observadas días atrás. Sin embargo, el temporal ha dejado depósitos de marea kilométricos en las playas. Estos depósitos contienen restos vegetales y de animales marinos y suponen una fuente de recursos tróficos para invertebrados, limícolas y gaviotas. Sin embargo, una observación detenida de estos materiales permite reconocer con desconsuelo una gran cantidad de plásticos (gránulos de polietileno, trocitos de poliestireno, bastoncillos de plástico para aseo personal e infinidad de otros fragmentos), un triste legado de la civilización actual, disonante con la belleza de todo este evento, al que no debemos resignarnos.

Publicado en

16.400 pardelas baleares desde el cabo de Cullera


13
Dic
2009

El pasado 12 de diciembre de 2009, coincidiendo con la jornada mensual de la Red de observación de Aves y Mamíferos marinos (RAM), pudieron ser contadas desde el cabo de Cullera y en apenas dos horas de observación, un total de 16.420 ejemplares de pardela balear Puffinus mauretanicus. Se trata de la cifra más elevada registrada hasta la fecha en el litoral de l’Albufera y, probablemente, también uno de los conteos instantáneos más altos para esta especie en el Mediterráneo occidental. La pardela balear, es un procelariforme endémico del Mediterráneo, que nidifica exclusivamente en el archipiélago Balear, con una población reproductora no superior a las 2.400 parejas y catalogado “En Peligro Crítico” (Ver más información).

Las costas del E y NE de la península Ibérica parecen ser una de las principales localidades de presencia para esta especie durante el periodo prenupcial. En otoño e invierno, antes de ser ocupados los lugares de cría, esta pardela parece mostrar un carácter más gregario y gran parte de la población se concentra en estas zonas del litoral Mediterráneo, después de haber pasado los meses estivales en aguas del Atlántico donde la disponibilidad alimenticia es más elevada. Este comportamiento gregario, durante ciertas épocas del año, hacen que esta especie sea especialmente vulnerable frente a posibles vertidos de hidrocarburos en el mar que podrían, puntualmente, causar un elevado número de muertes.

La cifra registrada esta pasada jornada en el cabo de Cullera podría suponer el grueso de la población mundial de esta especie. Las excelentes condiciones de observación, con viento flojo, nublado y el mar apenas rizado, facilitó el conteo de las aves que fueron pasando, de manera casi ininterrumpida, durante poco más de dos horas, en dirección norte y a distancias variables de la costa.

Gaviotas reidoras del este de Europa


10
Dic
2009

Hace apenas unos días pudo ser localizada, por diferentes observadores, una gaviota reidora Larus ridibundus con una anilla de lectura de color blanco con el código Y255 en negro. El ave fue vista en dos ocasiones el 5 y 6 de diciembre de 2009, junto con varios miles de ejemplares de esta misma especie, en zonas de La Llonga (Sueca), donde estos días se están llevando a cabo labores de fangueo de arrozales inundados. Remitido el registro de la lectura, nos llega ahora la procedencia de este ejemplar adulto, que se corresponde con un ave anillada como pollo en junio de 2008 en el lago Palićko (N 46° 02’; E 019° 26’), localizado en Subotica (Serbia) y situado a una distancia en de 1.798 kilómetros en línea recta de l’Albufera.

Uno de esos mismos días, el 5 de diciembre y en este mismo grupo de gaviotas, pudo ser observado otro ejemplar marcado con anilla de lectura (color rojo con dígitos amarillos), que se corresponde con un ave anillada en Hungría el pasado año, un país vecino con Serbia. Dos lecturas de aves marcadas que parecen confirmar la llegada a l’Albufera de aves invernantes procedentes de esta región europea.

Información facilitada por: Pepe Greño, Daniel Hegedüs y Adam Tomas