Cuaderno de Campo | Agosto 2009

Agujas colinegras con anillas de lectura


08
Ago
2009

A lo largo de los últimos días ha empezado a registrarse la llegada de varios grupos de aguja colinegra Limosa limosa a l’Albufera. En campos baldíos de Sueca y Sollana, se han llegado a censar más de 40 aves que permanecen sesteando y alimentándose en estas zonas rodeadas de arrozales. Esta especie, como el resto de los escolopácidos europeos, ha iniciado su viaje postreproductor hacia las localidades de invernada, localizadas muchas de ellas en el norte y centro del continente africano. Por estas mismas fechas, además, se registra la llegada de ejemplares jóvenes nacidos este año, que pueden ser diferenciadas por presentar un plumaje muy nuevo, en el que predomina el color ocre-rojizo, especialmente en el cuello, pecho y costados del cuerpo. Algunos de los ejemplares observados esta semana (en este caso dos jóvenes y un adulto/inmaduro) presentaban marcas de lectura en las patas, a partir de las cuales es posible determinar los lugares de origen de estos ejemplares y conocer una valiosa información sobre los desplazamientos de estas aves.

Como ya se ha comentado en alguna ocasión, la aguja colinegra muestra un estado de conservación desfavorable en Europa, lo que le ha valido para estar considerada como una especie “Vulnerable”, con poblaciones nidificantes en marcado descenso y con pérdidas de hasta el 60% de los efectivos reproductores en algunas localidades de cría de los Países Bajos. Con el propósito de mejorar el grado de conocimiento de esta especie y poder definir con mayor exactitud muchos de sus aspectos biológicos (rutas y conductas migratorias, localidades de invernada y alimentación durante la migración, longevidad, etc.), se han puesto en marcha varios programas europeos de anillamiento mediante marcas de lectura a distancia (Ver más información). La observación de este tipo de aves marcadas y su comunicación a los responsables de los diferentes proyectos es de gran importancia para asegurar el éxito de este tipo de programas y aportar, al mismo tiempo, la información necesaria para conocer mejor esta especie y poder así desarrollar acciones encaminadas a garantizar su conservación.

Dónde ver aves este mes: AGOSTO


02
Ago
2009

El mes de agosto comprende uno de los periodos del año más interesantes para la observación de aves. Una vez finalizado el periodo reproductor para una gran cantidad de aves en Europa, muchas especies han empezado su desplazamiento postnupcial desde las localidades de cría hacia los cuarteles de invernada. Uno de los factores que parece incidir en el desplazamiento de estas aves es la menor duración del día, fenómeno que se hace cada vez más evidente conforme avanza el mes. Se trata de un mes excelente para la observación de limícolas. A lo largo de las próximas semanas es posible observar un gran número de especies y una gran variedad de plumajes, por lo que resulta un momento idóneo para profundizar en la identificación de este grupo de aves que, en más de una ocasión, pueda dar más de un quebradero de cabeza.

Los arrozales baldíos son, sin duda, lugares muy adecuados para la observación de este grupo de aves. Este año existen campos con estas características en Sueca (partidas de La Malva, La Partideta y Els Bassals) y Sollana (Trullàs, La Tancada) y la reserva natural de La Ratlla (Silla) es otro de los lugares muy aconsejables. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es observar detenidamente estos lugares, evitando salir del vehículo, ya que de esta manera se puede lograr una mayor aproximación a las aves y se evitan molestias y el revuelo de las aves. En estos mismos lugares suelen darse también buenas cifras de fumareles, gaviotas y anátidas, con especies como el cuchara europeo y la cerceta carretota que suelen dar cifras en ocasiones destacadas.

En estas semanas son también muy llamativos los dormideros postnupciales de hirundínidos (aviones y golondrinas) y también de lavanderas como la boyera, que forma las mayores concentraciones anuales en l’Albufera. Es también un buen periodo para la observación de paseriformes que inician también estos desplazamientos dispersivos tras la nidificación. Es también un buen momento para poder observar ciertas especies de rapaces como el águila pescadora o el aguilucho cenizo, cuya presencia suele registrarse a lo largo de la segunda mitad de este mes.

El mar es también otro de los lugares en los que la observación de aves puede resultar más animada, especialmente por la tarde y con vientos con cierta intensidad de procedencia marítima. A lo largo del mes suele registrarse el paso de gaviotas, charranes, fumareles y pardelas (especialmente de pardela cenicienta) hacia el atlántico y la llegada de aves procedentes de este mismo lugar, como págalos y alcatraces que suelen registrarse a finales de este mes entrando hacia el Mediterráneo.

Publicado en