Cuaderno de Campo | Mayo 2009

El largo viaje del correlimos zarapitín


06
Mayo
2009

Coincidiendo con el inicio de la inundación del marjal de l’Albufera se hace más evidente el paso prenupcial de uno de los limícolas más representativos de este humedal. El correlimos zarapitín calidris ferruginea es un Caradriforme que se presenta en l’Albufera en migración, siendo especialmente numeroso durante el movimiento postnupcial pero que en primavera, y en especial en la primera mitad de mayo, puede llegar a alcanzar cifras cercanas al centenar de aves.

Se trata de un limícola de pequeño tamaño, que se reproduce en el norte de Siberia, a lo largo del círculo polar ártico, entre la península de Yamal y el golfo de Kolyuchinskaya, y que se desplaza hasta los cuarteles de invernada localizados al sur del Sahara, llegando al extremo sur del continente africano, el sur de Asia, Australia y Nueva Zelanda. Se trata pues de un migrante de larga distancia que apenas realiza paradas intermedias entre los lugares de cría y los de invernada; un gran viaje teniendo en cuenta que puede llegar a recorrer más de 11.000 kilómetros. Resulta realmente conmovedor pensar que estas pequeñas aves, que ahora se alimentan en las zonas inundadas del marjal de l’Albufera, estarán en apenas unas semanas en los lugares de cría, donde el corto verano ártico les proporcionará el hábitat idóneo para sacar adelante a su prole. En apenas unos meses, a mediados de julio, empezarán a desplazarse hacia el sur, siguiendo las rutas que les llevarán nuevamente a los lugares de invernada.

Observación de un flamenco común nacido en Italia


03
Mayo
2009

De nuevo, la observación detenida de grandes grupos de aves y la lectura de las anillas de PVC, colocadas en estas aves para el estudio de sus migraciones, nos permiten conocer un poco más acerca de las aves que visitan l’Albufera de Valencia. En este caso, desde el pasado 16 de abril de 2009 y regularmente en fechas posteriores, por lo menos hasta el 1 de mayo, ha podido ser observado en la R.N. del Racó de l’Olla un ejemplar inmaduro de flamenco común Phoenicopterus roseus portando una anilla de color azul con el código en blanco [IPHL]. Se trata de ave anillada como pollo en 2008 que nació ese mismo año en una colonia de cría situada en las salinas di Comacchio. Esta localidad es una laguna salobre situada en la costa del Adriático italiano, la cual forma parte del sistema de humedales costeros del nordeste de Italia y pertenece al Parque Delta del Po dell’Emilia-Romagna. Esta colonia de cría de flamenco se sitúa a 1.190 kilómetros de distancia en línea recta de l’Albufera de Valencia.

La lectura de anillas colocadas en flamencos resulta un método muy útil para conocer las rutas migratorias y movimientos dispersivos de esta especie íntimamente ligada a los humedales mediterráneos (ver más información sobre el anillamiento de esta especie). El origen conocido de la mayor parte de los flamencos que visitan l’Albufera es la Laguna de Fuente de Piedra (Málaga), donde se localiza la mayor colonia de cría de la especie en España, o también proceden del delta del Ródano (Rhône) en Francia, pero la lectura de anillas italianas en flamenco es un hecho poco frecuente aquí.

Se da la circunstancia de que hace unos meses pudo ser observada también en l'Albufera una garceta grande Egretta alba anillada en un humedal situado a pocos kilómetros de las Salinas di Comacchio (ver más información).

Información facilitada por: Pablo Vera

Comienza la inundación del marjal


01
Mayo
2009

Desde hace apenas dos días se ha iniciado la inundación de los arrozales en el marjal de l’Albufera. Las primeras zonas anegadas, como suele se habitual, se corresponden con las partidas localizadas en Albalat de La Ribera (l’Alter, La Mota, Palmella, La Fleixenera) y también en partidas lindantes con Sueca (Campanar). Desde estas zonas, el agua procedente del ríu Xúquer va cubriendo poco a poco los campos mientras que se inician las primeras labores de cultivo del arroz. Un lugar excelente en el que se concentran un buen número de aves acuáticas; esta misma mañana, se han registrado varios centenares de gaviota de audouin Larus audouinii y de pagaza piconera Sterna nilotica y se han empezado a anotar concentraciones destacadas de fumarel cariblanco Chlidonias hybrida, garcilla cangrejera Ardeola ralloides y un buen número de limícolas (archibebe común Tringa totanus, chorlitejo grande, Charadrius hiaticula, correlimos zarapitín Calidris ferruginea), entre otras muchas especies.

La inundación del marjal termina con uno de los periodos críticos para l’Albufera y especialmente para el conjunto de aves acuáticas que este espacio alberga. Casi dos meses en los que la totalidad del marjal (cerca de 14.000 hectáreas de superficie) permanece en seco. Este año, y gracias a las continuas precipitaciones registradas desde el inicio de la primavera, ha sido posible que muchos canales y partidas hayan mantenido cierta humedad en el suelo, e incluso hayan permanecido inundadas durante un periodo de tiempo más prolongado, sin mayores problemas para la agricultura, lo que ha favorecido la presencia de aves en este medio. Tal vez la mejor prueba para demostrar que no tiene porque ser necesario un periodo de desecación del arrozal tan prolongado como el que se lleva a cabo en el entorno de l’Albufera.

A lo largo de los próximos días se irán sumando las partidas cubiertas por el agua en Sollana, Sueca, Silla, y es probable que en apenas unas semanas quede inundada toda la superficie del marjal que rodea a l’Albufera. Por lo general, buscar las zonas en las que se produce el avance del agua suele ser la mejor opción para localizar el mayor número de aves, ya que éstas se mueven capturando muchos invertebrados que salen a la superficie ante la llegada inminente del agua.