Cuaderno de Campo | Enero 2009

Comienzan Les Càbiles: El principio del fin de la invernada de patos en l’Albufera


17
Ene
2009

Con la jornada cinegética del sábado 17 de enero, última día de tirada en los vedats de caza, dan comienzo Les Càbiles, una tradición que permite a los cazadores disparar contra las aves acuáticas del Parque Natural de l’Albufera durante nueve días consecutivos (hasta el domingo 25 de enero). Tras el establecimiento de los Vedats a lo largo del siglo XIX, donde sólo los cazadores acaudalados podían optar a la subasta de los puestos de caza, se otorgó un permiso especial que permitía la caza de acuáticas, en las zonas subastadas y durante varios días, a cazadores de toda condición social que no habían podido acceder a un puesto. Tradicionalmente, esta concesión sólo se hacía efectiva en los vedats de Sueca, Silla, Cullera y Sollana, aunque en la actualidad se ha hecho extensivo a todos los acotados del Parque Natural.

El gran arraigo local de esta tradición es celebrado por cientos de cazadores reunidos en las casetas del marjal, en una alegoría de la caza de aves acuáticas y de la cocina tradicional, en la que las mujeres no toman parte. Los medios de comunicación suelen hacerse eco de este evento, aunque mostrando la noticia, únicamente desde la perspectiva del festejo y folclore que lleva asociada. Sin embargo la “tradición” de Les Càbiles podría estar afectando negativamente a las mermadas poblaciones de aves acuáticas en l’Albufera, y muy especialmente de las anátidas invernantes. Tras finalizar la migración otoñal en noviembre, estas aves deben permanecer en nuestra región hasta el final del invierno, antes de regresar a sus cuarteles de cría en el norte de Europa y Asia. El constante acoso por disparos al que se ven sometidas durante Les Càbiles les impide acceder a sus áreas de alimentación, viéndose forzadas a abandonar l’Albufera y buscar localidades alternativas en las que poder seguir pasando el invierno.

El colectivo de cazadores se viene lamentando del escaso rendimiento de la caza en l’Albufera, exigiendo a la administración medidas que les permita incrementar la presión cinegética sobre las aves, aumentando el número de días hábiles o el propio calendario de caza. Tal vez, una buena manera de incrementar ese rendimiento pasaría por posibilitar que las aves que optan por invernar en l’Albufera pudieran completar aquí su periodo de invernada, favoreciendo así el regreso a sus localidades de cría en buena condición física y sin verse obligadas a deslocalizarse en el punto álgido del invierno. Si nadie se preocupa por garantizar las generaciones futuras de anátidas, muchas con poblaciones en declive, difícilmente se tendrá asegurado el rendimiento de las temporadas cinegéticas venideras. De momento, quedan por delante nueve días consecutivos en los que estará permitido matar aves acuáticas sin ningún tipo de cupo.

Censo invernal de aguilucho lagunero


16
Ene
2009

Como cada año, la Sociedad Valenciana de Ornitología organiza un censo invernal de aguilucho lagunero occidental Circus aeruginosus en l’Albufera. Esta jornada viene realizándose cada mes de enero desde 2000 y pretende establecer una cifra aproximada de las aves invernantes que acuden a los diferentes dormideros localizados en diferentes zonas de este humedal. En algunos de estos lugares llegan a concentrarse más de 100 aves.

A lo largo de los años, parece anotarse un incremento del número de aves observadas, superando las 300 aves a partir de 2007. Estas cifras hacen de l’Albufera una de las principales localidades de invernada de esta especie en el Mediterráneo Ibérico, con valores no muy alejados de los que se registran en localidades tan importantes como el delta de l’Ebre (Tarragona). Como viene siendo habitual, el número de machos adultos registrado sigue siendo muy reducido.

El aguilucho lagunero es la rapaz más representativa de las zonas húmedas y a pesar de presentarse durante casi todo el año, es en invierno cuando esta especie se hace especialmente numerosa en l’Albufera. Durante estas fechas, este enclave parece recibir una gran proporción de ejemplares procedentes de centroeuropa, ya que la mayor parte de las aves que han sido recuperadas con anilla procedían de países como Alemania, Holanda, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Francia o Suiza.

IWC: Censo Internacional de Aves acuáticas


12
Ene
2009

A lo largo de esta semana, se llevarán a cabo los censos invernales de aves acuáticas de 2009, organizados por Wetlands International desde 1967. Este censo, desarrollado en más de un centenar de países de Europa, Asia y África, es conocido como el Internacional Waterbird Census (IWC), y constituye uno de los programas de trabajo más importantes en la monitorización y seguimiento, a largo plazo, de las poblaciones de aves acuáticas invernantes en el Paleártico occidental y suroeste de Asia.

Durante décadas, los resultados del IWC han servido de base para la designación de más de 1.300 Humedales de Importancia Internacional en casi 140 países, atendiendo a los criterios de la Convención Ramsar (Irán, 1971). Además, proporciona información estratégica fundamental para determinados organismos y asociaciones de trabajo internacionales, como la Lista Roja del IUCN, el programa de “Áreas Importantes para las Aves” de Birdlife Internacional o el desarrollo de planes de acción concretos desarrollados desde la Unión Europea. El IWC es más que un programa para estimar el tamaño de las poblaciones de aves acuáticas, ya que se concibe como una herramienta para la conservación global de este grupo de aves. Con la información proporcionada con estos censos es posible determinar cambios en los números y distribución de las aves acuáticas, valorar los efectos de impactos y amenazadas sobre estas poblaciones, mejorar el grado de conocimiento de determinadas especies y humedales y concienciar acerca de la importancia de las aves acuáticas y los humedales en un ámbito local, nacional e internacional.

L’Albufera es una de las localidades consideradas en estos censos y de los resultados obtenidos cada año se puede ir elaborando la información que permite valorar los cambios y la evolución de las poblaciones invernantes de aves acuáticas. El censo en esta localidad se realizará a lo largo de esta semana y en él se considerarán todas las aves acuáticas invernantes (garzas, cormoranes, anátidas, fochas, limícolas, gaviotas y charranes).