Cuaderno de Campo | Noviembre 2008

Dónde ver aves: NOVIEMBRE


08
Nov
2008

Como cada año, noviembre suele traernos la esperada imagen de un marjal inundado casi por completo. Los tancats cercanos a l’Albufera y las partidas incluidas dentro de los vedats de caza son, por lo general, las zonas que mayores niveles de inundación presentan. La mayor parte de estas áreas suelen permanecer inaccesibles por la práctica cinegética y sólo en las zonas de los vedats de caza se registran buenas concentraciones de anátidas. Como en el mes pasado, una buena opción para ver aves acuáticas es acceder a los diferentes observatorios habilitados por las Sociedades de Cazadores en los vedats de caza de Silla y los dos de Sueca, localizados cerca de El Perelló y en la carretera entre Sueca y Palmeres. El vedat de Silla es mucho mejor visitarlo a partir del medio día, para evitar así el fuerte contraluz.

El marjal continúa siendo una de las mejores alternativas para ver aves durante este mes. Si uno se mueve por las zonas tranquilas, libres de la presión cinegética, o los días entre semana, puede observar buenos grupos de paseriformes invernantes. Alondras, lavanderas, bisbitas y fringílidos, como el pinzón vulgar Fringilla coelebs, suelen ser las especies más numerosas, en especial en zonas secas o con apenas agua. Además suelen ser frecuentes rapaces como el aguilucho lagunero Circus aeruginosus (el más numeroso), el busardo ratonero Buteo buteo, el esmerejón Falco columbarius o el aguililla calzada Hieraetus pennatus. Es importante prestar atención a los grupos de avefrías porque suelen reunir a otras especies de limícolas, como el chorlito dorado Pluvialis apricaria, el correlimos común Calidris alpina y el chorlitejo grande Charadrius hiaticula. Y todo esto sin olvidar las concentraciones de gaviotas y garzas que se dan en las zonas poco inundadas, y la posibilidad de observar especies escasas como la grulla común Grus grus.

La observación del mar es otra de las opciones para ver aves en noviembre. En este periodo es frecuente la observación de aves marinas como la pardela balear Puffinus mauretanicus, el alcatraz atlántico Morus bassanus o el alca común alca torda, entre otras especies. Además, empiezan a ser las mejores fechas para observar patos marinos (negrones, serretas) y somormujos. Uno de los mejores sitios para poder ver este tipo de aves es el cabo y la bahía de Cullera y también el litoral de la Devesa y el Perellonet. De todos modos, cualquier tramo de costa puede dar alguna sorpresa. Por último, les calaes de El Pujol, que siguen siendo un lugar excelente para observar charranes y gaviotas.

Una focha moruna procedente de Andalucía


06
Nov
2008

El pasado mes de julio de 2008 pudo ser observada, en unos arrozales baldíos del tancat de Zacarés (Sollana), una focha moruna Fulica cristata marcada con un collar provisto de tres dígitos (Ver noticiario). Recientemente, hemos podido saber que la lectura realizada, collar blanco con código OFR en negro, se corresponde con un ejemplar liberado en Sevilla, en la Cañada de los Pájaros (P.N. de Doñana) el 25 de enero de 2005 y supone el primer registro de un ejemplar marcado de esta especie procedente de Andalucía.

La focha moruna ha sido objeto, a lo largo de los últimos años, de diferentes programas y proyectos de recuperación. Se trata de una especie catalogada “En Peligro de Extinción” en España (ver más información) y por este motivo se han desarrollado proyectos de reintroducción dirigidos a mejorar y garantizar la conservación de las únicas poblaciones europeas. En la Comunitat Valenciana se llevó a cabo un proyecto cofinanciado por la Unión Europea (ver más información) que ha posibilitado la liberación de más de 300 aves nacidas en cautividad en diferentes humedales valencianos (l’Albufera, marjal dels Moros, marjal de Almenara, marjal de Pego-Oliva, El Fondó d’Elx, Clot de Galvany,…). Esta misma actividad se ha desarrollado con posterioridad en otras localidades de la península Ibérica, como el delta del Llobregat, Doñana y S’Albufera de Mallorca.

La observación realizada podría confirmar cierta vinculación de las poblaciones andaluzas con las localizadas en el Mediterráneo y abre las esperanzas a la difícil recuperación y colonización de nuevas localidades de presencia en la península Ibérica. La caza y la pérdida de calidad del hábitat que ocupa continúan siendo las principales amenazas para esta especie protegida que desapareció de l’Albufera a principios del siglo XX. Dadas las similitudes con la focha común Fulica atra, en la Comunitat Valenciana se estableció una moratoria cinegética que ha durado cuatro años y que lamentablemente ha finalizado la presente temporada de caza (ver más información). Bajo estas condiciones, la colaboración y prudencia de los cazadores resulta imprescindible para poder garantizar la supervivencia de esta especie prácticamente desaparecida en Europa.