Cuaderno de Campo | Mayo 2008

Ave de la semana: la cerceta pardilla Marmaronetta angustirostris


20
Mayo
2008

Una de las aves acuáticas más amenazada de extinción del mundo se encuentra presente en l’Albufera de Valencia. Se trata de la cerceta pardilla Marmaronetta angustirostris, una anátida conocida en valenciano como Rosseta (que en castellano se puede traducir como “rubita” o “doradita”) y que estos días puede ser vista por quienes visitan el observatorio público de la reserva del Racó de l’Olla. En l’Albufera nidifican todavía entre una y cinco parejas anualmente y su presencia suele prolongarse hasta el final del verano e incluso más tarde, cuando su supervivencia se ve amenazada por el inicio de la temporada de caza. Se trata de una especie estrictamente protegida y por este motivo los cazadores deberían extremar las precauciones ante la posibilidad de abatir una de estas aves.

L’Albufera se configura como una de las pocas localidades europeas donde nidifica esta especie, cuyos efectivos mundiales es de unos pocos miles de ejemplares, distribuidos por la cuenca del Mediterráneo, el norte de África y Oriente Medio. Una peculiaridad de la cerceta pardilla es que ambos sexos tienen un aspecto similar, aunque el macho (arriba en la foto) tiene la base del pico oscura, la máscara auricular más extendida y una pequeña cresta más desarrollada. Habitan humedales generalmente costeros y salobres, desarrollando movimientos nómadas en función de la presencia o ausencia de agua y, en ocasiones, las poblaciones de esta especie sufren graves declives durante periodos de sequía acusada.

temporada de patitos


14
Mayo
2008

Con la llegada de la inundación de los arrozales, se pone fin a un periodo de penuria de alimento y de carencia de las condiciones, ahora algo más favorables, para que las anátidas nidificantes en l’Albufera puedan reanudar la instalación de sus nidos. Hay cinco especies de anátidas que se reproducen en esta localidad, aunque sólo el ánade azulón Anas platyrhynchos se puede considerar abundante. Las primeras eclosiones de las puestas de esta especie se observan a mediados de marzo, sin embargo, el máximo número de eclosiones se concentra durante el mes de mayo, llegando a tener cada hembra una media de nueve patitos.

Además, también nidifican unas pocas de decenas de parejas de pato colorado Netta rufina y porrón europeo Aythya ferina, que suelen tener siete y seis patitos de media respectivamente. Recientemente ha nidificado la cerceta pardilla Marmaronetta angustirostris, una especie amenazada de extinción a nivel mundial, que curiosamente suele tener diez patitos de media pero que tiene una baja esperanza de vida, y finalmente el tarro blanco Tadorna tadorna, este último con nueve patitos de media y que ha venido nidificando los últimos tres años. Las eclosiones se extenderán hasta finales de junio y sólo una pequeña parte de estos patitos completará su crecimiento, culminando una nueva temporada reproductora.

Primer episodio de lluvias primaverales


10
Mayo
2008

Después de un invierno relativamente seco y un inicio de la primavera sin precipitaciones, han llegado las primeras lluvias importantes a l’Albufera. La presencia de una pequeña depresión atmosférica al sur del golfo de Valencia está favoreciendo la entrada de vientos del E y NE cargados de humedad que han dado lugar a lluvia de cierta intensidad en buena parte de nuestra geografía. En Sueca han llegado a caer algo más de 30 l/m2 en las últimas 24 horas y es previsible que esta cifra aumente estos dos próximos días.

Las lluvias en primavera, si son de importancia, suelen garantizar un buen nivel hídrico de los marjales litorales valencianos hasta el verano, lo que sin duda, favorece unas condiciones óptimas para muchas aves acuáticas nidificantes. Marjales cercanos a l’Albufera como el dels Moros o de Almenara, los marjales de La Safor y el marjal de Pego-Oliva se verán muy beneficiados con estas lluvias. Sin duda una buena noticia para la calidad ambiental de nuestros humedales en una época en la que, la escasez de precipitaciones y de agua, ponen en una delicada situación la supervivencia de muchas especies de aves.