Cuaderno de Campo | Abril 2008

Aguiluchos cenizos vía satélite


09
Abr
2008

Desde hace ya unos años, la Estación Biológica Terra Natura lleva a cabo un proyecto del seguimiento de las poblaciones de aguilucho cenizo Circus pygargus en el interior de la provincia de Castellón. Para ello se han marcado, con radiotransmisores, un total de 20 ejemplares (adultos y juveniles) que han podido ser seguidos utilizando la señal recogida por satélite. Los resultados de esta experiencia no dejan de ser sorprendentes y revelan como, estas aves, se desplazan a pasar el invierno al África ecuatorial occidental (Mali, Guinea-Bissau, Senegal,…). Este sistema de muestreo permite seguir día a día el movimiento de estas aves, que llegan a recorrer más de 3.200 kilómetros y conocer así las rutas de migración y las localidades de invernada, alimentación, nidificación, etc.

Justo hace casi un año, el 04/04/2007, se perdió la señal de uno de estos ejemplares marcados (conocido con el nombre de “Pelusa”) que había pasado por l’Albufera en agosto de 2006 durante el viaje hacia África…una interesante forma de salir a ver aves sin usar prismáticos!!. A pesar de que este mismo ejemplar dejó de emitir cualquier tipo de señal, 12 de las 20 aves marcadas inicialmente continúan mandando señales periódicas.

A lo largo de estos últimos días, los aguiluchos cenizos parecen haber iniciado el viaje de regreso hacia Europa y tres de las aves marcadas (reconocidos por los nombres de “Bloody”, “Hauteclaire” y “Zarcillo”) parecen haber llegado ya a las localidades de cría localizadas en Castellón. Puedes seguir detalladamente la ruta de regreso de estas aves por Internet y también subscribirte para recibir información actualizada en el Proyecto de “Migración y ecología reproductiva del aguilucho cenizo”. Dos de estos aguiluchos (con nombre “Barón Rojo” y “Siwash”) se encuentran ya en el norte de Marruecos, muy cerca de Gibraltar y a punto de cruzar el estrecho dirección Castellón…¿una buena oportunidad de “observar” esta especie vía satélite?

Ave de la semana: el flamenco común Phoenicopterus roseus


04
Abr
2008

Las últimas semanas se están observando, con cierta frecuencia, grupos aislados de esta llamativa especie. De hecho, hace apenas unos días fue observado un grupo de casi 160 aves entrando en el saladar del Racó de l'Olla y son muchas las personas que han tenido ocasión de observar estas aves sobrevolando, tanto la laguna como el saladar del Racó. Se trata de grupos en migración que tienden a desplazarse entre las principales localidades de presencia de esta especie en el mediterráneo occidental (Delta de l'Ebre, salinas de Santa Pola, Laguna de Fuente de Piedra y La Camargue) antes de iniciar la nidificación.

El flamenco común Phoenicopterus roseus ha sido citado desde antiguo en l'Albufera, existiendo referencias escritas de su presencia en obras como las de Beuter en 1556 o Escolano en 1611. En la actualidad se presenta a lo largo de todos los meses, aunque en número muy variable según los años. Resulta más numeroso durante los pasos migratorios, en especial durante los meses de marzo-mayo y agosto-septiembre, y también a lo largo del verano en zonas del marjal inundado y especialmente en el Racó de l’Olla, donde entre mayo y junio pueden llegar a registrarse las mayores concentraciones. Sin duda, la restauración ambiental de este enclave en 1994 y el mantenimiento de zonas baldías inundadas de marjal, ha favorecido una presencia continuada a lo largo del año en l’Albufera.