Cuaderno de Campo | Abril 2008

Esperando la inundación del marjal


22
Abr
2008

Queda apenas una semana para que se inicie la inundación de los arrozales y poder disfrutar, nuevamente, de un entorno algo más favorable para la presencia de gran parte de la comunidad de aves acuáticas de l’Albufera.

Como cada año, la inundación del marjal suele iniciarse la última semana del mes de abril, comenzando por las partidas más próximas a los puntos de toma de las aguas del río Xúquer, y en concreto las de El Campanar, l’Alter o Les Tancades en Sueca. En pocos días la superficie cubierta por el agua se irá ampliando y en cuestión de unas semanas, la práctica totalidad del marjal se verá nuevamente inundada. Si sales a ver aves en este periodo, es altamente recomendable desplazarse por los lugares en los que se está produciendo el avance del agua, ya que suele favorecer la presencia de mayor número de aves. Es además un buen momento para observar un gran número de especies, especialmente limícolas en migración, garzas y gaviotas que buscan alimento en las zonas recién inundadas.

La ausencia de agua en el arrozal durante casi dos meses, fuerza a un buen número de aves acuáticas a abandonar l’Albufera y buscar lugares alternativos para sobrevivir, siendo únicamente el ánade azulón y la gallineta común las especies que mejor parecen haberse adaptado a estas condiciones de estrés trófico. Por el contrario, otras muchas especies, por lo general las más sensibles y exigentes en lo que a calidad del hábitat se refiere, retrasan su regreso a l’Albufera a la inundación de los arrozales, periodo a partir del cual pueden volver a encontrar alimento. Garantizar la llegada de aguas superficiales a l’Albufera, en la calidad y cantidad suficientes, constituyen la mejor garantía para conservar la importante comunidad de aves acuáticas. La reducción de sobrantes de riego, la ausencia de precipitaciones y las menores aportaciones para la inundación de los arrozales supone, sin duda, una amenaza para la supervivencia a medio plazo de l’Albufera como humedal de importancia internacional.

Continúan los vientos fuertes de poniente


18
Abr
2008

Con el paso de este último frente del oeste llevamos casi un mes en los que se repite la entrada de fuertes vientos de poniente que hacen difícil la observación de aves. En esta ocasión, las rachas de viento han alcanzado los 80 kilómetros por hora y es previsible que a lo largo de este fin de semana los vientos se vayan suavizando. Las previsiones, al menos, parecen poner fin a esta situación a finales de la semana que viene, coincidiendo con la entrada de un anticiclón que abarcará buena parte de Europa, dando una situación mucho más tranquila.

A lo largo del día y especialmente con la llegada del frente a media mañana, se ha registrado el primer paso importante de vencejo común Apus apus de la primavera, con centenares de aves en paso hacia el norte en apenas unos minutos.

Explosión de “tarrantelles”


16
Abr
2008

A lo largo del mes de abril, el incremento de las temperaturas ha favorecido una verdadera explosión demográfica de un insecto acuático conocido localmente como “Tarrantella”. Se trata de un díptero de la familia Chironomidae de aspecto muy similar a los mosquitos, con cuerpo frágil y antenas plumosas, que no pica. Sus larvas viven en el fondo de las lagunas y son un recurso de alimento para los peces y otros organismos acuáticos. Los adultos vuelan formando auténticos enjambres arremolinados con el viento y pueden resultar molestos para las personas, al meterse por todas partes y confundirse con mosquitos. Sin embargo, representan una importante fuente de proteínas para casi todas las aves acuáticas que los consumen y, en especial, para las hembras de los patos que deben iniciar la puesta de huevos en estas fechas. Pese a las molestias que nos causan estos inofensivos insectos, celebremos un año más la irrupción de la “Tarrantella” en el día a día de l’Albufera de Valencia.