Cuaderno de Campo | Febrero 2008

Comienzan a llegar las agujas colinegras


16
Feb
2008
 

Como todos los años, l’Albufera acoge durante un breve periodo de tiempo importantes concentraciones de aguja colinegra Limosa limosa. Esta especie, conocida localmente como tètol, parece aprovechar temporalmente el recurso que ofrece el marjal en el periodo en el que empieza a secarse y en el que se hacen frecuentes las labores de “fangueo” de los campos de arroz. A partir del primer día de enero y especialmente tras el cierre de la temporada de caza, los agricultores se apresuran en desecar el marjal de l’Albufera, iniciando los trabajos que posibilitarán el cultivo del arroz. En este proceso, grandes extensiones del marjal recién desecado se convierten en el hábitat ideal para aves limícolas invernantes y migratorias. La aguja colinegra es una de las especies que más provecho obtiene al ver facilitado el acceso a los invertebrados acuáticos de los que se alimenta.

Sus concentraciones en l’Albufera pueden alcanzar varios miles de ejemplares en estas fechas, lo que es destacable si se tiene en cuenta que su población europea (nidificante principalmente en Rusia y en los Países Bajos) está catalogada como Vulnerable por haber perdido más de un 30% de sus efectivos e incluso el 85% en algunos lugares de cría.

Sin embargo, la actual abundancia de alimento durará poco. La rapidez con la que se deseca el marjal obligará a estas aves, en unos pocos días, a buscar alimento en otras localidades, antes de obtener suficientes reservas para iniciar su migración hacia los cuarteles de cría. El mantenimiento de los niveles de inundación durante los meses de febrero y marzo constituye, sin duda, un factor ambiental decisivo para garantizar la calidad de los lugares de alimentación de esta especie.

Primer pulso primaveral: llega la cerceta carretona


14
Feb
2008

La migración de las aves todavía plantea muchas incógnitas, pero parece evidente que el fotoperiodo juega un papel importante a la hora de inducir una urgencia migratoria en ciertas especies. Así, conforme aumentan las horas de sol en el hemisferio Norte, las aves migratorias se posicionan para alcanzar sus localidades de cría europeas lo antes posible. La cerceta carretona Anas querquedula es una de las que realiza movimientos prenupciales tempranos y su observación en l’Albufera de Valencia a mediados del mes de febrero supone un claro indicio de una inminente llegada de la primavera. Este pato ha pasado los últimos meses en África central, al sur de Sahara y se dispone a alcanzar sus territorios de cría euroasiáticos. Sus poblaciones se encuentran en declive moderado continuado, debido a la destrucción de sus hábitats y la caza indiscriminada y su nombre valenciano de “Roncadell” obedece a la voz traqueteante, similar al sonido de una carraca, emitida por los machos. Hoy hemos podido ver en el Racó de l'Olla la primera cerceta carretona de este año, probablemente impulsada por la borrasca atlántica situada frente a las costas norteafricanas. Celebremos su llegada.

Dos posibles híbridos de garceta común y dimorfa


11
Feb
2008

En los arrozales próximos a El Palmar (tancat de El Fangar) han podido ser observados dos ejemplares de garceta mostrando rasgos propios de individuos híbridos entre garceta común Egretta garzetta y garceta dimorfa Egretta gularis. Uno de los ejemplares, aparentemente un ave inmadura, muestra coloraciones más claras mientras que el más oscuro parece asemejarse a uno de los ejemplares observados el pasado mes de diciembre de 2007.

Las observaciones de aves mostrando rasgos que sugieren la hibridación entre ambas especies viene registrándose todos los años desde 1997 y generalmente hace referencia a aves juveniles observadas principalmente en invierno y primavera. La última observación de un ejemplar puro de garceta dimorfa Egretta gularis en l’Albufera tuvo lugar en 1999.