Comienza el esperado paso postnupcial


19
Jul
2009

Con una puntualidad infalible comienzan a registrarse los primeros movimientos de muchas especies de aves hacia sus cuarteles de invernada. Desde finales de Junio, y particularmente a lo largo de esta semana, se ha hecho evidente el inicio del paso postnupcial de migrantes, con una creciente presencia de aves limícolas en diferentes ambientes del Parc Natural (arrozales baldíos, huertas anegadas para el riego, saladar del Racó de l’Olla o el tancat de La Pipa), en los que buscan alimento para reponer las energías necesarias para continuar su viaje. Especies como los andarríos grande y bastardo, combatiente, aguja colinegra y archibebe claro, parecen ser las especies más numerosas y que más pronto empiezan a moverse, pudiendo observarse grupos por encima de las 20 aves. Poco a poco, las cifras de un mayor número de especies irán aumentando, hasta alcanzar los máximos efectivos de la migración a lo largo del mes de agosto.

Durante este primer pulso migratorio, generalmente son las aves adultas las que empiezan a moverse con mayor antelación, algunas incluso desde principios de junio. Muchas de estas aves no han podido reproducirse en Eurasia con éxito durante la presente temporada y retornan a los cuarteles africanos de invernada sin más demora. En otros casos, las hembras de algunas especies, como el andarríos grande, abandonan las localidades de cría dejando la incubación del nido y el cuidado de los pollos nacidos esa temporada a cargo de los machos, que retrasan algo más su partida. Los ejemplares jóvenes, por lo general, retrasarán el inicio de su migración todavía unas semanas, haciéndose mucho más frecuentes a lo largo del mes de agosto.

Si bien el paso postnupcial en l’Albufera de Valencia es especialmente notable en el caso de las aves limícolas, también por estas fechas empiezan a hacerse evidentes las concentraciones premigratorias de hirundínidos, como avión zapador o golondrina común, que comienzan a formar dormideros de cierta importancia en matas y orillas de la laguna. Incluso pequeños paseriformes, como los carriceros, empiezan a realizar desplazamientos dispersivos en fechas tan tempranas como estas. Aunque aún quede mucho verano por delante, el movimiento migratorio de las aves anuncia la llegada progresiva de cambios estacionales. Empieza un periodo cargado de observaciones que, sin duda, nos traerá más de una sorpresa.