El arrozal como hábitat de alimentación para gaviotas y charranes


12
Jun
2009

Los agricultores de l’Albufera pueden estar orgullosos de contar con el apoyo, como aliados y usuarios de los arrozales, de cientos de gaviotas, charranes y limícolas que utilizan este hábitat para alimentarse. A lo largo del periodo de reproducción de las aves, un gran número de larolimícolas buscan alimento formando en ocasiones grupos numerosos que reúnen a varias especies diferentes (gaviota reidora Larus ridibundus, gaviota picofina L. genei, gaviota cabecinegra L. melanocephalus, gaviota de audouin L. audouini). Todas estas especies se alimentan casi exclusivamente de invertebrados, tanto acuáticos como terrestres, y muchos de ellos, como la pagaza piconegra Sterna nilotica lo hacen casi exclusivamente del cangrejo rojo americano (ver más información) una especie invasora que se ha convertido en uno de los pilares alimenticios básicos de la mayor parte de los humedales mediterráneos.

L’Albufera acoge a uno de los mayores núcleos de reproducción de larolimícolas del mediterráneo occidental; hasta cinco especies de gaviotas y tres especies de charranes nidifican regularmente en esta localidad, superando algunos años las 3.500 parejas reproductoras. La existencia de este importante núcleos de cría se encuentra asociada, en buena medida, a la disponibilidad de alimento que ofrece este humedal, tanto en todos sus hábitats dulceacuícolas (el lluent de l’Albufera, arrozales, canales y zonas de huerta), como en todo el frente litoral marino en el que también se alimentan un buen número de aves. De esta manera, el arrozal constituye uno de los principales ambientes en los cuales las aves obtienen una importante cantidad de alimento, tanto para la propia supervivencia de las aves adultas como para el crecimiento adecuados de los pollos, que en estos días se encuentran en pleno desarrollo.

De esta dependencia entre las aves y el medio agrícola surge la necesidad de llevar a cabo una agricultura responsable, basada en el respeto por el medio natural y en la adecuada utilización de los recursos. El agricultor cumple así un papel muy importante en la supervivencia y conservación de estas aves, y prueba de ello es la cada vez más necesaria implicación de esta actividad productiva en la conservación, mejora y mantenimiento del medio natural. La utilización de productos químicos, como plaguicidas y herbicidas, debe ser llevada a cabo con precaución, de manera racional, y siguiendo adecuadamente las normas de utilización. Valorar la necesidad de emplear estas sustancias tóxicas debería ser tenida muy en cuenta por los agricultores, ya que la incorporación de productos químicos a las cadenas alimenticias puede ocasionar serios problemas para la supervivencia de muchas aves que cumplen un papel muy importante en el equilibrio de los ecosistemas.