Afianzamiento de la gaviota cabecinegra en l’Albufera de Valencia


19
Mayo
2009

La gaviota cabecinegra Larus melanocephalus es una especie cuya población mundial está concentrada en un 90 % en el mar Negro y que se extiende de forma localizada entre el mar Caspio al Este y a lo largo del Mediterráneo, hasta alcanzar el mar del Norte. Las poblaciones del mar Negro se han extendido hacia Europa occidental en los últimos 50 años, y actualmente nidifica en el delta de Po, en La Camargue y en las costas del mar del Norte.

Su presencia en l’Albufera de Valencia se ha registrado tradicionalmente en bajo número durante los meses invernales y, especialmente, durante el paso prenupcial hasta el mes de marzo. Sin embargo, se ha observado una creciente presencia estival de esta especie ha tras la regeneración y establecimiento de la Reserva Natural del Racó de l’Olla a partir de 1992, que culminó con un primer caso de cría en esta localidad en 2001. Desde entonces se ha registrado una consolidación anual de la colonia reproductora en l’Albufera que en 2008 alcanzó las 63 parejas. Esta colonia de cría supone la única en la península Ibérica, junto con la situada en el delta del Ebro, que cuenta con menos de 5 parejas.

Esta gaviota tiene una alimentación fundamentalmente basada en insectos acuáticos y terrestres durante la época de cría. En años recientes su presencia se ha hecho habitual en los arrozales y el litoral de l’Albufera de Valencia de forma paralela al incremento de su colonia reproductora. Las cifras observadas este año, tras la inundación de los arrozales, apuntan a que la presente temporada se supere la cifra alcanzada el pasado año. La gaviota cabecinegra presenta un capuchón negro y unas alas completamente blancas, lo que difiere del aspecto de la gaviota reidora L. ridibundus, una especie mucho más común que presenta una máscara marrón chocolate y negro en las alas. En estos días resulta fácil poder observar gaviota cabecinegra mientras se alimenta en los arrozales acompañada de otras especies. En partidas de Alfafar, Catarroja, Sollana o Sueca, se han llegado a registrar grupos que en ocasiones han superado los 40 ejemplares, la mayoría de ellos adultos, alimentándose junto con otras gaviotas y en especial junto con gaviota reidora y gaviota picofina L. genei, otras dos especies que resultan bastante frecuentes en este periodo del año y también en este mismo hábitat.