El regreso del charrán común


24
Abr
2009

El charrán común Sterna hirundo es un ave eminentemente marina que desarrolla importantes migraciones anuales entre las latitudes medias de los continentes euroasiático y americano, en las que nidifica, y los océanos circumtropicales en los que pasa los meses invernales.

La llegada primaveral a l’Albufera de Valencia de los primeros charranes comunes pudo registrarse el pasado 25 de marzo. Desde entonces, su abundancia ha ido creciendo progresivamente y en la actualidad se encuentran iniciando la instalación de sus nidos. L’Albufera alberga una de las colonias reproductoras más importantes en Europa de esta especie y la segunda en importancia en España, tras la localizada en el delta de l’Ebre (Tarragona).

La población nidificante en l’Albufera puede superar las 2.000 parejas (más información aquí) y su abundancia anual depende de la disponibilidad de alimento en las costas. En este sentido, su reproducción y presencia en una localidad representa un indicador biológico de la calidad medioambiental de este entorno. Los charranes ocupan la cúspide de las cadenas alimentarias en los humedales costeros y por este motivo su estado de conservación refleja la salud del medio en el que se mueven. El agua dulce que las zonas húmedas costeras desaguan al mar transporta gran cantidad de nutrientes que son aprovechados por una rica comunidad de invertebrados y peces marinos, de cuya abundancia dependen los charranes para su alimentación y la de sus pollos. Como cada año, la nidificación de esta especie se completará a lo largo de julio, iniciándose, a partir de entonces, su largo regreso hacia el Sur.