La última nevada en l’Albufera


30
Ene
2009

Hace ya dos años, la mañana del 28 de enero de 2006, y con una situación atmosférica completamente distinta a la que estamos padeciendo estos días, se producía la última de las nevadas registradas hasta la fecha en l’Albufera. Aunque sus efectos se dejaron notar por unas horas y especialmente en zonas concretas de Sueca y Cullera, incluido el litoral, dieron lugar a un paisaje que tan sólo ha sido registrado en contadas ocasiones. La unión de una depresión fría localizada al sur de la península Ibérica, junto con un embolsamiento de aire de origen polar continental, favoreció la entrada de aire de procedencia marítima cargado de humedad. Esta situación, se tradujo en una fuerte inestabilidad que dio lugar a lluvias moderadas, temperaturas inferiores a los 5ºC y nevadas, incluso a nivel del mar, que en algunas localidades del sur de Valencia resultaron ser históricas.

Los episodios de nevadas en l’Albufera y su entorno son escasos y por lo general de corta duración. Sin embargo, se cuenta con los registros históricos de nevadas prolongadas como las registradas a mediados de enero de 1885, que dieron lugar a temperaturas por debajo de los 5 grados bajo cero y grosores de nieve de más de 25 centímetros en la ciudad de Valencia, o las de la primera mitad de febrero de 1956, que coincidieron con una de las mayores olas de frío de los últimos siglos. En esa ocasión, aún se cuenta con testimonios de cómo algunas zonas del lluent de l’Albufera quedaron parcialmente cubierta por una capa de hielo y de la gran cantidad de aves que llegaron por esas fechas a l’Albufera huyendo del frío.