Temporal con mar de fondo


28
Dic
2008

Muy probablemente, uno de los rasgos que mejor definen la llegada de este último temporal del noreste es el fuerte oleaje que esta sacudiendo el litoral Mediterráneo ibérico. Si bien en la provincia de Valencia sus efectos se están dejando sentir en menor intensidad que en el resto de zonas afectadas (especialmente en Catalunya, Castellón y las islas Baleares), resulta muy llamativa la especial fuerza que presenta el mar estos días, con olas que han superado los tres metros en el litoral de l’Albufera (valores medidos por la boya del puerto de Valencia). Este fenómeno se asocia con el efecto que tiene la distancia y extensión de la superficie de agua recorrida por el viento en su desplazamiento (conocido con el término de “Fetch”), que da lugar a la formación del oleaje y que, en esta ocasión, parece tener su origen en el golfo de Génova y el mar de Liguria. Las olas que se forman con el viento se desplazan sobre aguas profundas disipando su energía muy lentamente, de forma que alcanzan regiones muy separadas de su lugar de formación, como sucede en esta ocasión, dando lugar a frentes de oleajes de gran altura, incluso en ausencia de viento.

Estas situaciones de mar alterada pueden favorecer la llegada de aves marinas hacia la costa, en especial si aumenta la intensidad del viento de origen marino (vientos de Gregal y de Llevant). Esta misma mañana ha sido muy marcada la presencia de aves como el alcatraz atlántico Morus bassanus, con un grupo de más de 16 aves, y págalo grande Stercorarius skua que parecen verse atraídas por la gran cantidad de gaviotas a lo largo de la costa. Las previsiones apuntan a que esta situación se mantendrá los próximos días, así que pueden ser una buena ocasión para observar aves marinas desde algún sitio abrigado y elevado de la costa, como el faro de Cullera.