Se inicia la instalación de les calaes de pesca en l'Albufera


28
Sep
2008

Como cada año, los pescadores de El Palmar han comenzado a instalar los diferentes puestos fijos de pesca, un conjunto de artes utilizados desde hace varios siglos, conocidos genéricamente como calaes o redolins, instalados en las embocaduras de las golas y principales acequias de l’Albufera. La instalación de estos puestos es uno de los sistemas de pesca colectiva más característicos de l’Albufera y consiste en la colocación de redes perpendiculares al fondo y sujetas con estacas de madera (astacons) que tienen por objeto detener y concentrar el desplazamiento nocturno de los peces desde y hacia el mar. En este sistema de pesca, las líneas de estacas se adentran hacia la laguna, generalmente en perpendicular a la orilla y luego se abren diferentes brazos en forma de T o dientes de sierra, alrededor de los cuales se colocan varias nasas sin cebo (mornells) que se mantienen sumergidos en el fondo y en los cuales los peces se introducen sin posibilidad de volver a salir.

Este sistema de pesca, gestionado por grupos de pescadores que reparten su trabajo por turnos que se establecen por sorteo (sorteig de redolins), estaba pensado particularmente para la captura de la anguila, una de las especies que más han visto redudidas sus poblaciones en l’Albufera. El deterioro de la calidad de las aguas y el manejo hídrico en la que se encuentra sometida la laguna, claramente favorable a las necesidades exigidas por el cultivo del arroz, hace que el rendimiendo piscícola de l’Albufera se haya ido reduciendo gradualmente. Las capturas realizadas por la Comunitat de Peixcadors del Palmar en los años 50 alcanzaban las 300 tm entre anguila, lubina (llobarro) y mujol (llissa), pero actualmente sólo se comercializan las capturas de mujol debido a que el resto de especies prácticamente ya no se capturan.

En otro orden de cosas, las estacas colocadas por los pescadores para la instalación de estos puesto fijos de pesca, como el dispuesto en la Gola de El Pujol, ofrecen lugares excelentes para la observación de gaviotas y charranes durante el otoño e invierno que aprovechan estas estacas como posadores para su descanso.