Una garza real con plumaje atípico


26
Sep
2008

El pasado 24 de septiembre de 2008 pudo ser observada, en la Reserva Natural de La Ratlla (Silla) una garza que, por sus proporciones y aspecto general, recordaba a una garza real (Ardea cinerea), pero que mostraba un plumaje atípico bastante singular. La apariencia general es la de un ave mucho más oscura de lo habitual, con mejillas, garganta y cuello grises y plumas de vuelo también más oscuras de lo que correspondería con una garza normal. Aparentemente el plumaje se encuentra en buen estado y aunque no se descarta que dicho aspecto se deba a la suciedad o la posible tinción con alguna sustancia oleosa, este supuesto no parece probable. El ave permanece durante un rato sesteando y arreglándose el plumaje para, poco después, alzar el vuelo y alejarse hacia l’Albufera.

Algunas aves muestran plumajes aberrantes que suelen asociarse con desequilibrios en la pigmentación de las plumas. Los más habituales suelen corresponderse con los denominados albinismos (coloración blanca por carencia de pigmentos) y melanísmos (coloraciones que pueden llegar a ser negras por el predominio de la pigmentación oscura), que muy probablemente pudiera explicar este caso. Otras anomalías pueden dar lugar a plumajes rojizos (denominados eritrismos), en los que predominan los pigmentos rojos y los xantocroísmos que da lugar a individuos con predominio de coloraciones amarillas en el plumaje. Ante un ave con rasgos del plumaje atípicos deberemos extremar las precauciones y observar detenidamente la estructura, conducta, tamaño o diseño general de las partes plumadas del ave, de manera que nos ayude a identificarla correctamente.