Un primer temporal del otoño para el recuerdo


25
Sep
2008

El martes 23 de septiembre por la tarde, en apenas cuatro horas, se llegaron a recoger 336 l/m2 en la ciudad de Sueca (información recogida en www.meteosueca.com). Se trata de uno de los episodios de lluvia más intenso de la última década y dejó incomunicada buena parte de la ciudad de Sueca y sus alrededores. Este fenómeno tuvo un efecto bastante puntual y la lluvia registrada esa misma tarde en localidades cercanas fue más reducida, con 55 litros recogidos en la R. N. del Racó de l’Olla o apenas 15 litros en el municipio de Silla.

Estas precipitaciones son el resultado del primer temporal de este otoño que se inició el pasado lunes. Las situaciones meteorológicas de este tipo, con vientos del Este cargados de humedad en superficie y una fuerte inestabilidad en altura, son las más favorables para producir precipitaciones en las comarcas del litoral de Valencia y suelen tener como característica una marcada torrencialidad.
Aunque actualmente puedan causar lamentables daños económicos y humanos, estas lluvias han tenido históricamente un importante papel biológico, al acabar con las carestías hídricas estivales típicas de los humedales mediterráneos. Las lluvias otoñales reponían unos niveles óptimos de inundación previos a la llegada de las poblaciones invernantes de aves acuáticas y posibilitaban descargas de agua al mar que eran aprovechadas por anguilas, lubinas (llobarros) y mújoles (llisas) para entrar en los humedales desde el mar. Buena parte de los marjales de Sueca y Cullera han quedado anegados por el agua, afectando incluso a zonas en las que el arroz aún estaba por segar. Se espera que, en apenas unos días, los niveles de inundación del marjal desciendan y que las parcelas de arrozal afectadas puedan ser accesibles para las cosechadoras.