La utilización de arrozales baldíos por los limícolas durante la migración postnupcial


19
Ago
2008

La existencia de parcelas de arrozal baldías en l'Albufera en el periodo de la migración postnupcial da lugar a espacios abiertos que son utilizados por centenares de aves como zonas de descanso y alimentación. Los limícolas son el grupo de aves que mejor parecen aprovechar estos lugares que quedan diseminados, de manera aleatoria, a lo largo de la extensa superficie de arrozales de l’Albufera. Por lo general, cuando ha fallado la brotación del arroz, las parcelas quedan cubiertas por una gran cantidad de plantas adventicias cuyo control se realiza mediante el fangueo de los campos. Estas labores agrícolas favorecen la existencia de parcelas abiertas y de escasa profundidad, en las que las aves encuentran un lugar excelente para alimentarse y descansar del largo desplazamiento postnupcial hacia los lugares de invernada.

A lo largo del paso postnupcial, más de 25 especies de aves limícolas pueden llegar a ser observadas en este tipo de lugares en l’Albufera, siendo las más frecuentes la cigüeñuela común Himantopus himantopus, en andarríos bastardo Tringa glareola, el combatiente Philomachus pugnax, el correlimos zarapitín Calidris ferruginea y el chorlitejo chico Charadrius dubius. De esta manera, todas estas aves utilizan un recurso trófico temporal pero afectado por los tratamientos fitosanitarios del entorno, entrando en contacto con sustancias de cierta toxicidad como organofosforados y carbamatos que suelen ser ampliamente utilizados en los tratamientos contra determinadas plagas en los arrozales.

Este año han sido localizados campos baldíos en partidas de los arrozales de Sueca como El Ràfol o el Malvinaret, en Silla, cerca de la partida de El Saladar y también en La Fleixera de Albalat de la Ribera o en El Campillo en Sollana; sin duda unos enclaves excelentes para poder observar aves durante las próximas semanas.