Finaliza un mes de julio cargado de citas


01
Ago
2008

Aunque el mes que finaliza pudiera parecer un periodo poco propicio para la observación de aves, en plena época de reproducción y previo al paso postnupcial de aves, este mes de julio se ha caracterizado por la ocurrencia de una gran cantidad de observaciones. Sin duda, el registro más significativo es el que se corresponde con el correlimos cuellirrojo Calidris ruficollis observado el nueve de julio y que posiblemente represente una primera observación para la península Ibérica. A este registro deben sumarse, además, un buen número de citas de limícolos raros y escasos, como el correlimos pectoral Calidris melanotos, el correlimos de temminck Calidris temminckii o el archibebe fino Tringa stagnatilis. A estas especies debe sumarse la cita de pardela sombría Puffinus griseus, segunda cita para l’Albufera, y la presencia de flameco enano Phoenicopterus minor, una primera cita para l’Albufera, y tántalo africano Mycteria ibis.

Además, debe mencionarse la observación de hasta cuatro ejemplares diferentes de fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus y una cita más de charrán ártico Sterna paradisaea que se suma a una larga lista de aves observadas a lo largo de un mes de julio caracterizado por una ausencia total de precipitaciones y por unas temperaturas no excesivamente elevadas. Con el mes de agosto que comienza, es de esperar un mayor número de aves en paso que, como cada año, tienen que desplazarse a los lugares de invernada.