Ave de la semana: la garceta grande Casmerodius albus


27
Feb
2008

Se trata de una de las garzas más grandes de Europa y por su coloración enteramente blanca resulta inconfundible. A pesar de que Escolano, en el año 1611, pudiera estar refiriéndose a esta especie con el nombre de “garza blanca” (a la que describe como “mas graciosa y de mejor talle que la real”), las primeras referencias más fiables en l’Albufera aparecen a finales del s.XIX y principios del s.XX, cuando era considerada como un ave muy rara y de paso en invierno. Con anterioridad a 1999, se llegó a comportar como un migrante raro y un invernante ocasional, que se observaba de manera esporádica y en escaso número en los meses de febrero-abril y entre junio y octubre.

Desde el año 2000, la garceta grande ha ido incrementando su presencia cada año, hasta hacerse regular y convirtiéndose, incluso, en un invernante moderado en l’Albufera, con cifras que han alcanzado las 72 aves en el censo de enero de 2008. Conforme avanza la primavera se hace más rara y escasa y en verano se ha observado aisladamente en colonias de cría de garzas. Muy probablemente, de existir hábitats naturales adecuados durante los meses en los que los arrozales permanecen secos, esta especie afianzaría su presencia en l’Albufera e incluso podría llegar a encontrar las condiciones óptimas para nidificar, tal y como ha sucedido en localidades como el Delta de l’Ebre o Doñana, donde cría desde 1997.