Dónde ver aves: ENERO


04
Ene
2009

Enero es un mes plenamente invernal y, aunque suele caracterizarse por situaciones atmosféricas estables, este periodo también recoge las temperaturas mínimas anuales y los episodios de condiciones climáticas adversas invernales más prolongados. A lo largo de este mes, los trabajos de fangueo en los arrozales se hacen más regulares y frecuentes, lo que favorece la llegada de miles de gaviotas que aprovechan estas labores agrícolas como medio para obtener una gran cantidad de alimento. La gaviota sombría Larus fuscus y la gaviota reidora L. ridibundus siguen siendo las más numerosas, aunque en los grandes grupos de láridos uno se puede encontrar con otras especies invernantes mucho más escasas, como la gaviota cabecinegra L. melanocephalus, la gaviota cana L. canus o incluso la gaviota argéntea L. argentatus. Los limícolas, en concreto el chorlito dorado europeo Pluvialis apricaria y la avefría europea Vanellus vanellus también aumentan significativamente su presencia y suelen dar, a lo largo de estos días, los valores máximos anuales. La visita al marjal ofrece una buena alternativa para la observación de aves, en especial si se buscan las zonas que están siendo fangueadas o que lo han sido recientemente. Lo mejor es desplazarse con vehículo e ir acercándose a las concentraciones de aves poco a poco, con cuidado y sin salir del coche, ya que la constante presión cinegética del invierno hace que éstas levanten el vuelo ante la más mínima amenaza. En estos mismos lugares será frecuente la observación de un buen número de paseriformes, con especies como la lavandera blanca Motacilla alba, pinzón vulgar Fringilla coelebs o la alondra común Alauda arvensis, que pueden formar bandos muy numerosos.

Con la finalización de las tiradas (la última será el próximo 17 de enero), los vedats de caza de Silla, Sueca y Cullera quedan abiertos al paso de vehículos y maquinaria y, por ello, buena parte de las concentraciones de anátidas de estas zonas desaparecen. A partir de este momento, la visita a los diferentes miradores ya no ofrece tantas expectativas para observar aves como estos dos últimos meses. Además, hay que tener presente que durante una semana (entre el 18 y 25 de enero) se celebran las jornadas de Les Càbiles que implican casi nueve días ininterrumpidos de caza (ver más información). Hasta el primer domingo de febrero, fecha en la que finaliza la temporada de caza, la actividad cinegética nos seguirá acompañando en nuestras salidas al campo los fines de semana.

A lo largo de enero, y dependiendo de cómo se desarrollen los días, las opciones de observar aves marinas serán muy diferentes. Las situaciones de mar en calma y con ausencia de vientos son excelentes para poder observar colimbos, serretas y patos marinos cerca de la playa. Los días de fuerte viento del este, por lo general asociados con temporales, suelen ser propicios para observar aves más pelágicas (pardelas, págalos, alcatraces) y gaviotas como la cabecinegra o incluso la gaviota tridáctila Rissa trydactila. Un periodo excelente para ser conscientes de como el invierno y sus aves dibujan un paisaje completamente distinto al que se ofrecerá en l’Albufera dentro de unos meses…

Temporal con mar de fondo


28
Dic
2008

Muy probablemente, uno de los rasgos que mejor definen la llegada de este último temporal del noreste es el fuerte oleaje que esta sacudiendo el litoral Mediterráneo ibérico. Si bien en la provincia de Valencia sus efectos se están dejando sentir en menor intensidad que en el resto de zonas afectadas (especialmente en Catalunya, Castellón y las islas Baleares), resulta muy llamativa la especial fuerza que presenta el mar estos días, con olas que han superado los tres metros en el litoral de l’Albufera (valores medidos por la boya del puerto de Valencia). Este fenómeno se asocia con el efecto que tiene la distancia y extensión de la superficie de agua recorrida por el viento en su desplazamiento (conocido con el término de “Fetch”), que da lugar a la formación del oleaje y que, en esta ocasión, parece tener su origen en el golfo de Génova y el mar de Liguria. Las olas que se forman con el viento se desplazan sobre aguas profundas disipando su energía muy lentamente, de forma que alcanzan regiones muy separadas de su lugar de formación, como sucede en esta ocasión, dando lugar a frentes de oleajes de gran altura, incluso en ausencia de viento.

Estas situaciones de mar alterada pueden favorecer la llegada de aves marinas hacia la costa, en especial si aumenta la intensidad del viento de origen marino (vientos de Gregal y de Llevant). Esta misma mañana ha sido muy marcada la presencia de aves como el alcatraz atlántico Morus bassanus, con un grupo de más de 16 aves, y págalo grande Stercorarius skua que parecen verse atraídas por la gran cantidad de gaviotas a lo largo de la costa. Las previsiones apuntan a que esta situación se mantendrá los próximos días, así que pueden ser una buena ocasión para observar aves marinas desde algún sitio abrigado y elevado de la costa, como el faro de Cullera.

Comienza el “fangueo” de los arrozales de l’Albufera


11
Dic
2008

Hace apenas unos días que se han iniciado los trabajos de fangueo de los campos de arroz en zonas del marjal de Sueca, Sollana, Albalat de la Ribera y Catarroja. El fangueo es una de las labores agrícolas que se llevan a cabo a lo largo del invierno y tiene como objetivo voltear la tierra de cultivo, incorporar los restos del rastrojo en el suelo y controlar mecánicamente el crecimiento de la vegetación en las parcelas que serán cultivadas la próxima primavera. Esta operación, que se lleva a cabo sustituyendo las ruedas traseras de los tractores por unas ruedas metálicas denominadas gabies, supone uno de las actividades subvencionadas por la Unión Europea, dentro de los compromisos agroambientales, y por la que el agricultor llega a percibir 162,5 euros por hectárea.

El fangueo constituye un método de trabajo que proporciona una gran cantidad de alimento para muchas aves. Con el paso del tractor y el volteo del suelo en zonas poco inundadas, se deja al descubierto una gran cantidad de invertebrados (cangrejo americano principalmente) que son capturados por centenares de gaviotas, garzas y limícolos. La gaviota reidora, la gaviota sombría, la avefría, el chorlito dorado europeo, la garceta común o la garcilla bueyera son algunas de las especies más numerosas que han sabido aprovechar este recurso. Además de otras especies de aves acuáticas, una gran cantidad de paseriformes (lavanderas, bisbitas o pinzones) suelen buscar estos lugares como zonas en las que obtener alimento. Las zonas interiores del marjal de Sueca (Campanar, La Socarrada, El Ràfol), Albalat de La Ribera, Sollana y arrozales próximos al port de Catarroja empiezan a concentrar un buen número de aves. Buscar estos lugares ya fangueados o en los que se encuentra trabajando el tractor, representa una alternativa excelente para poder observar e identificar gaviotas, garzas y limícolas durante los próximos meses.