Dónde ver aves este mes: SEPTIEMBRE


09
Sep
2009

Después de un caluroso mes de agosto caracterizado por una marcada estabilidad atmosférica, septiembre arranca con varias observaciones destacadas y con los primeros síntomas de cambio en el tiempo. Este mes suele ser uno de los periodos del año más esperados por los observadores de aves ya que, el paso postnupcial, suele ofrecer interesantes opciones para la observación de aves.

El comienzo de los trabajos de recolección del arroz en el marjal puede hacer que, temporalmente, este hábitat muestre escaso atractivo para las aves acuáticas. De cualquier forma, muchas zonas cercanas a la laguna de l’Albufera y El Palmar (tancats de l’Alcatí, El Recatí, El Fangar, l’Estell, Baldoví o El Campot), suelen ser inundadas con antelación durante la primera mitad del mes y por ello suelen concentrar una gran cantidad de aves. Las partidas recién cosechadas y con agua, suelen ser un hábitat propicio para observar limícolas, gaviotas, garzas y paseriformes en paso. Por otra parte, la R.N. de La Ratlla es otro de los sitios muy recomendables estos días ya que suele concentrar un buen número de limícolas. Deberemos tener en cuenta que moverse por el marjal por estas fechas suele tener el inconveniente de transitar con cosechadoras y tractores, lo que puede obligarnos a estar parados durante algún tiempo.

Las situaciones de inestabilidad en el tiempo, con los frecuentes temporales de levante de septiembre, suelen ser ocasiones perfectas para observar gaviotas, charranes y fumareles que se ven empujados a la costa; los litorales de la Devesa, el estany de El Pujol o las zonas inundadas de marjal son lugares excelentes a los que acudir bajo estas condiciones atmosféricas adversas. También en el mar pueden darse muy buenas jornadas para la observación de aves marinas, especialmente con vientos del este y por las tardes, ya que en estas fechas se registran los máximos anuales de pardela cenicienta y la entrada de alcatraces y págalos en su regreso desde los lugares de cría.

Los paseriformes es otro de los grupos que recoge gran número de citas en el paso postnupcial, cualquier lugar es bueno para encontrarse con estas aves aunque su observación, en la mayoría de casos, puede ser complicada. Las diferentes estaciones de anillamiento puestas en marcha en l’Albufera por diferentes grupos suelen también arrojar, en este caso, interesantes observaciones. (Información de la actividad desarrollada por los diferentes grupos de anillamiento: Grupo Albufera, Grupo Albufera, Grupo Pit-Rog, Grupo Llebeig).

Publicado en

Dónde ver aves este mes: AGOSTO


02
Ago
2009

El mes de agosto comprende uno de los periodos del año más interesantes para la observación de aves. Una vez finalizado el periodo reproductor para una gran cantidad de aves en Europa, muchas especies han empezado su desplazamiento postnupcial desde las localidades de cría hacia los cuarteles de invernada. Uno de los factores que parece incidir en el desplazamiento de estas aves es la menor duración del día, fenómeno que se hace cada vez más evidente conforme avanza el mes. Se trata de un mes excelente para la observación de limícolas. A lo largo de las próximas semanas es posible observar un gran número de especies y una gran variedad de plumajes, por lo que resulta un momento idóneo para profundizar en la identificación de este grupo de aves que, en más de una ocasión, pueda dar más de un quebradero de cabeza.

Los arrozales baldíos son, sin duda, lugares muy adecuados para la observación de este grupo de aves. Este año existen campos con estas características en Sueca (partidas de La Malva, La Partideta y Els Bassals) y Sollana (Trullàs, La Tancada) y la reserva natural de La Ratlla (Silla) es otro de los lugares muy aconsejables. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es observar detenidamente estos lugares, evitando salir del vehículo, ya que de esta manera se puede lograr una mayor aproximación a las aves y se evitan molestias y el revuelo de las aves. En estos mismos lugares suelen darse también buenas cifras de fumareles, gaviotas y anátidas, con especies como el cuchara europeo y la cerceta carretota que suelen dar cifras en ocasiones destacadas.

En estas semanas son también muy llamativos los dormideros postnupciales de hirundínidos (aviones y golondrinas) y también de lavanderas como la boyera, que forma las mayores concentraciones anuales en l’Albufera. Es también un buen periodo para la observación de paseriformes que inician también estos desplazamientos dispersivos tras la nidificación. Es también un buen momento para poder observar ciertas especies de rapaces como el águila pescadora o el aguilucho cenizo, cuya presencia suele registrarse a lo largo de la segunda mitad de este mes.

El mar es también otro de los lugares en los que la observación de aves puede resultar más animada, especialmente por la tarde y con vientos con cierta intensidad de procedencia marítima. A lo largo del mes suele registrarse el paso de gaviotas, charranes, fumareles y pardelas (especialmente de pardela cenicienta) hacia el atlántico y la llegada de aves procedentes de este mismo lugar, como págalos y alcatraces que suelen registrarse a finales de este mes entrando hacia el Mediterráneo.

Publicado en

Dónde ver aves este mes: JULIO


04
Jul
2009

El mes de julio supone, para muchas aves, el final del periodo de reproducción y el inicio del paso postnupcial hacia los cuarteles de invernada. Sin duda las altas temperaturas que suelen registrarse este periodo pueden mermar, en parte, la capacidad de observar aves este mes en l’Albufera, por lo que suele ser muy aconsejable huir del calor y aprovechar las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde, cuando la puntual brisa procedente del mar suaviza las temperaturas para poder salir al campo.

A pesar de encontrarnos en pleno verano, a partir de julio empieza a hacerse cada vez más habitual la observación de limícolas en migración, uno de los grupos de aves más esperados a lo largo del paso postnupcial en l’Albufera y que buscan los escasos lugares que han quedado inundados y desprovistos de vegetación en los que poder encontrar alimento. En este periodo, los campos de arroz que han quedado baldíos o cultivos y barbechos de huerta, que son inundados temporalmente para lavar de sales el suelo, son los mejores lugares en los que poder observar estas aves. Estas zonas varían cada año y resulta muy difícil saber con antelación en que partidas o zonas se localizarán y en que fechas podrán permanecer inundados. Las reservas de La Ratlla, en Silla, y el Racó de l’Olla son lugares excelentes en los que empezar a observar aves en migración. En el Racó de l’Olla, además, se completa el periodo reproductor de miles de gaviotas y charranes y es también un lugar excelente para registrar la llegada de ejemplares de estas mismas especies procedentes de otras localidades de cría cercanas.

En julio, el arrozal se encuentra ya en una fase bastante avanzada, y aunque aún queda un largo y cálido verano para completar su desarrollo, la práctica totalidad del parque natural se encuentra cubierto por este cultivo. Los arrozales son ahora un lugar excelente en los que poder encontrar un buen número de especies y en particular las garzas, un periodo muy bueno para localizar e identificar adultos y jóvenes de hasta siete especies diferentes (martinete común, garcilla bueyera, garceta común, garcilla cangrejera, garza imperial, garza real y avetorillo).