Dónde ver aves este mes: NOVIEMBRE


11
Nov
2009

La persistencia de vientos de poniente durante la primera semana de noviembre ha hecho complicado poder observar aves. Las previsiones para las próximas jornadas parecen algo más favorables y es probable que nos permita poder seguir disfrutando de nuestras observaciones con algo más de comodidad. Noviembre suele ser un mes de transición, en el que se pueden observar todavía migrantes retrasados y se hace más firme la presencia de las poblaciones invernantes. Buena parte del marjal permanece inundada, aunque con niveles algo inferiores a los de otros años, y en ella se puede observar un buen número de aves. Los vedats de Sueca y Silla (este último preferentemente por la tarde) son los mejores sitios en los que observar aves, especialmente desde los miradores habilitados por los diferentes ayuntamientos (dos en Sueca y uno en Silla). Cullera es otro de los vedats que conviene visitar aunque las cifras de anátidas en este lugar suelen ser algo inferior en los últimos años.

En algunas zonas del interior del marjal de Sueca (La Llonga, Utxana o El Ràfol) es previsible que empiecen a realizarse las labores de fangueo de campos de arroz. En estos sitios es donde suele concentrarse un mayor número de limícolas y gaviotas y gran cantidad de paseriformes (bisbitas, alondras, lavanderas, pinzones,…). También el marjal poco encharcado es un hábitat adecuado para la observación de rapaces (aguiluchos, busardo ratonero, esmerejón,…) y otras especies que pueden salir al paso si nos vamos moviendo sin prisas.

El mar es otro de los lugares en los que podremos encontrarnos con un buen número de aves este mes. Por estas fechas resultan habituales alcatraces, pardelas y págalos, y en menor número alcas y patos marinos como el negrón común. Los días de poniente suelen dar buenos resultados si queremos dar con las mayores concentraciones de aves marinas, en especial desde lugares óptimos para la observación como el cabo de Cullera.

Otro de los lugares muy recomendados es la Reserva del Racó de l’Olla, donde las cifras de anátidas y algunos limícolas pueden ser importantes. Moverte con tranquilidad por las sendas y caminos habilitados, a primeras horas de la mañana o por las tardes en calma (los martes y jueves), sigue siendo una buena opción para la observación pausada de paseriformes, al igual que lo es también recorrer el frente dunar y las zonas próximas al estany de El Pujol. También la Reserva del tancat de La Pipa abre sus puertas a los observadores de aves, la visita a este lugar requiere de comunicación previa (llamando al teléfono 608 746 865 o visitas@tancat.net), en este lugar, es previsible que poco a poco vaya mejorando la capacidad de acogida para las aves.

Un recorrido muy recomendado para observar Passeriformes


17
Oct
2009

El mes de octubre suele ser una época muy buena para observar Passeriformes, ya que a las especies migradoras que se encuentran en pleno paso postnupcial, se les une la llegada de un buen número de aves invernantes que nos acompañarán a lo largo de estos próximos meses.

Es un grupo de aves muy extenso que, por lo general, suelen ser difíciles de observar con calma y detenimiento. Al pequeño tamaño de la mayoría de estas aves, se le une la rapidez y secretismo con el que suelen moverse entre los arbustos y ramas de los árboles, en busca de pequeños insectos, bayas y semillas. En más de una ocasión, las salidas al campo en busca de estas aves se limitarán a la observación fugaz de sombras y siluetas que, de tanto en tanto, nos permitirán llegar a saber de qué especie se trata. La paciencia es sin duda una de las mejores herramientas para enfrentarse a la identificación de Passeriformes, poder identificar y reconocer los cantos que se escuchan y no tener prisa en avanzar apenas unos metros, sin dejar de observar la copa de los árboles, son pautas que pueden venir muy bien para ver estas aves.

Los recorridos peatonales que existen en la Reserva Natural del Racó de l’Olla son uno de los lugares más recomendados para observar Passeriformes en otoño en l’Albufera. La rica diversidad botánica, la existencia de pequeñas manchas de arbolado, con especies caducifolias como el olmo, el álamo blanco o los fresnos, dan un atractivo especial a este recorrido que puede ofrecernos muchas posibilidades. Mosquiteros, colirrojos, currucas, petirrojo, zorzales, reyezuelos, carriceros, carboneros, fringílidos y otras muchas especies pueden ser identificados a lo largo de estas sendas. Es también el enclave en el que un mayor número de veces se ha observado el mosquitero bilistado Phylloscopus inornatus, uno de los divagantes asiáticos más esperados en otoño, del que se han realizado hasta siete observaciones en los últimos diez años.

Un lugar excelente en el que pasar un rato, sin prisas, y procurando, eso sí, aprovechar las primeras horas de la mañana y las tardes (sólo los martes y jueves). La afluencia de visitantes los fines de semana puede limitar en gran medida la tranquilidad que se requiere para poder observar estas pequeñas aves.

Dónde ver aves este mes: OCTUBRE


05
Oct
2009

Las lluvias de los últimos días de septiembre cambiaron completamente el paisaje de l’Albufera después de un largo verano. Gran parte del marjal quedó cubierto por el agua, especialmente en zonas próximas a la laguna, en El Palmar, y tancats de Sollana, Silla, Catarroja o Alfafar, donde poco a poco han ido disminuyendo los niveles de inundación. Los marjales de Sueca y Cullera presentan unos niveles de inundación inferiores pero, aún así, mantienen agua en gran parte de su superficie. Con estas condiciones, el marjal de l’Albufera podría tener unas buenas condiciones para recibir un buen número de aves siempre que se mantengan ciertos niveles de inundación. De hecho, comienzan a ser visibles grupos grandes de gaviotas (sombría y reidora), garzas (garceta común, garceta grande, garza real) y limícolas (combatiente, avefría,…) y buenas densidades de aguilucho lagunero en zonas poco inundadas de Sueca y Sollana. Una opción muy interesante es perderse por los caminos que discurren por el marjal, buscando aquellas zonas poco inundadas por donde se suelen concentrar más las aves.

Octubre recoge gran parte del periodo del paso postnupcial y por ello es un mes excelente para registrar un buen número de migrantes. A lo largo de unas semanas continuarán acompañándonos muchas especies estivales que regresan hacia sus cuarteles de invernada, con lo que puede ser habitual seguir observando algunas aves más rezagadas. Del mismo modo, l’Albufera empieza también a recibir poblaciones de aves invernantes que poco a poco irán aumentando su importancia.

Hay que tener muy en cuenta que la actividad cinegética condicionará en buena medida nuestras salidas al campo. Es bueno conocer de antemano que días se va a poder cazar y en qué lugares esta actividad se encuentra más limitada. Algunos caminos se irán cerrando a lo largo del mes y otras muchas zonas quedarán inundadas para favorecer la tranquilidad de las especies cinegéticas. Desde mediados del mes, se cerrarán las zonas del marjal incluidas en los vedats tradicionales de caza (Silla, Sueca y La Ratlla, aumentan sus niveles de inundación y por ello las aves buscan lugares alternativos en los que poder obtener alimento.

Es más que probable que el mar empiece a dar más sorpresas ya que es una buena época para la observación de aves marinas, las estacas de Les Calaes de El Pujol son también muy buenas para observar gaviotas, charranes y también los últimos fumareles de la temporada. Caminar por La Devesa de l’Albufera, las sendas peatonales de la Reserva del Racó de l’Olla, las dunas del Dosser de Cullera o detenerse un rato delante de manchas de arbolado y arbustos puede ser una buena opción para dar con paseriformes en paso y, quién sabe si con alguno de los migrantes raros y escasos tan esperados por muchos observadores de aves.